10 objetivos financieros que debes tener y cómo alcanzarlos

10 objetivos financieros

Los objetivos financieros son claves para alcanzar bienestar financiero. De hecho, establecer metas es el primer paso para el mismo. Pero lo importante es aprender a establecer los objetivos correctos, que es lo que vamos a tratar en este artículo. Atento/a.

¿Cómo establecer metas financieras?

Establecer objetivos no es fácil. Para que los objetivos realmente contribuyan al éxito, y no solo traigan más estrés a su vida, debes aprender a formularlos correctamente. Todos los objetivos deben ser:

Personales: Dede depender de ti cumplirlos o no.

Factibles: Incluso los objetivos más atrevidos deberían ser factibles en un período limitado de tiempo. Por ejemplo: Aprender un idioma en dos años, organizar un viaje por Europa el próximo verano, etc.

Específicos: Si deseas alcanzarlos debes articular claramente cuánto serán tus ganancias y también cuándo se lograrán.

Medibles: Algunas metas pueden medirse simplemente con “sí” o “no”, otras pueden evaluarse por el porcentaje de cumplimiento… pero siempre debe establecerse una métrica para medir el resultado.

Centrados en resultados: El objetivo debe llevarse a cabo de manera eficiente. Por ejemplo, puedes comenzar a trabajar más, pero si esta actividad no produce resultados, entonces no tiene sentido.

Limitados en el tiempo: Debes establecer claramente a qué hora, día, mes o año deseas alcanzar el resultado.

Según una Encuesta de Competencias Financieras del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), un 46% de la población española considera que sus conocimientos financieros son “bajos” o “muy bajos”. Tan solo el 8% dice que son “altos”. Si tus conocimientos son limitados, fíjate unos objetivos que puedas cumplir dentro de esas limitaciones. Y lo más importante: Nunca uses productos financieros que no conoces.

Los 10 objetivos financieros

1. Controla tu presupuesto. Es muy difícil comenzar a cumplir cualquier otra meta financiera si no tienes una idea clara de en qué te gastas tus ingresos. Así no se puede asignar el presupuesto correctamente. Además, ahora hay muchas apps de gestión financiera que simplifican enormemente este proceso y ayudan a mantener todas sus finanzas bajo control. Haz uso de ellas para controlas ingresos y gastos.

2. Paga todas las facturas y préstamos a tiempo. Cuanto más se demore el pago, mayor será la multa o los intereses y más tendrás que pagar más adelante. Por lo tanto, trata de ser responsable de pagar deudas y facturas.

3. Comienza a ahorrar al menos un 5-10% del total de tus ingresos. Aprende a ahorrar, incluso si te parece que no lo necesitas. Nadie está a salvo de perder un día el trabajo o tener problemas personales o de salud. Crear un fondo intocable te servirá como colchón y aliviará el estrés innecesario en el futuro. Los expertos recomiendan tener ahorros de 3-5 salarios, pero esto es un mínimo.

4. Comienza a ganar una cierta cantidad. Ahorrar y guardar es el camino correcto, pero para avanzar uno debe aprender a ganar más. Piensa en cómo podrías comenzar a ganar más: ¿Puedes cambiar de trabajo? ¿Quizás pedir un aumento de sueldo? ¿O tal vez generar ingresos extras con una actividad que puedas realizar en ratos libres?

5. Comienza a ganar dinero de tu hobbie favorito. Cada uno de nosotros tiene pasatiempos e Internet ofrece grandes oportunidades para ganar dinero con cualquier cosa. Incluso si solo te gusta leer libros, puedes crear su propio sitio web y escribir reseñas. Los ingresos adicionales nunca serán superfluos, o tal vez en un futuro puedas dejar tu trabajo y hacer solo lo que amas.10 objetivos financieros

6. Contabiliza tus ‘gastos hormiga’. Si calculas cuánto dinero está desperdiciando, te darás cuenta de que con esa cantidad podrías comprarte lo que siempre habías soñado. Hay muchas maneras identificar ests gastos extra, también llamados gastos ‘hormiga’, pero la principal es aprender a distinguir las compras realmente necesarias de los caprichos. Identifícalos y elimínalos.

7. Lábrate un buen historial crediticio. Un par de pagos atrasados, un ligero retraso en la factura de la luz y tu historial de crédito ya está lejos de ser ideal. Intenta estar más atento a estos pagos. Si tu historial de crédito ya está dañado, entonces deberías comenzar a mejorarlo.

8. Piensa en los ahorros para la jubilación. No importa la edad que tengas ahora, la vejez llegará tarde o temprano. Es bueno preocuparse de antemano de cómo viviremos cuando ya no podamos trabajar. Puedes decicirte por un plan de pensiones privado o elegir cuentas de ahorro o productos financieros que en unos años te den rentabilidad para vivir una vejez cómoda.

9. Comienza a invertir. Lo único que debes recordar antes de continuar con este objetivo es que convertirte en inversionista no es tan fácil como parece. Antes de lanzarte a este mundo debes estudiar el tema muy bien y tener en cuenta que invertir lleva tiempo. Deberás controlar constantemente las noticias y las condiciones del mercado.

10. Aprende sobre gestión financiera. Las finazas no son solo cosa de ricos. Cualquiera puede aprender hoy día a gestionar sus finanzas domésticas. No se trata de gestionar millones de euros en diferentes cuentas. Comienza por cómo gestionar tu presupuesto familiar, qué porcentaje se debe usar para el alquiler o hipoteca, cuánto para facturas, para alimentación. Aprende a llevar tus cuentas en orden.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.