25/11/2015

3 fraudes famosos que precedieron al de Volkswagen

El pasado mes de septiembre se acusó a la empresa Volkswagen de violar la Ley de Aire Limpio, al incluir en sus vehículos diésel de cuatro cilindros un software que permite eludir las normas de emisiones de la Agencia de Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA) de varios contaminantes del aire.

Entre 2009 y 2015, la compañía alemana instaló este software en cerca de 11 millones de automóviles de las firmas Volkswagen, Audi, Seat y Skoda vendidos en todo el mundo. Hasta estas últimas semanas no se ha empezado a concretar qué modelos se han visto afectados en Europa, por lo que muchos de los propietarios de los vehículos contaminantes todavía no lo saben.

La directora de Comunicación de Volkswagen-Audi España, Eva Vicente, declaró la pasada semana que ya han iniciado los contactos con los clientes afectados para informarles sobre los pasos a seguir con sus vehículos. La responsable ha asegurado que la compañía se hará cargo de todos los costes originados por las soluciones técnicas necesarias, que se pondrán en marcha a comienzos del año que viene.

El descubrimiento de este escándalo le va a costar a Volkswagen muchos millones de euros (ya solo en el tercer trimestre del año ha registrado pérdidas por importe neto de 1.673 millones de euros), pero su caso no ha sido el único.

En este post de Zaimo repasamos algunos de los fraudes financieros más famosos de la historia.

La venta de la Torre Eiffel

La venta de la Torre EiffelVictor Lustig nació en Checoslovaquia en 1890 y con solo veinte años ya fue acusado de estafador. Sin embargo, no fue hasta 1925 cuando se hizo mundialmente famoso por vender la Torre Eiffel.

Y es que ese mismo año llegó a la capital francesa y tuvo la ocurrencia de autoadjudicarse el título de ‘Director General Adjunto del Ministerio de Correos y Telégrafos’ y reunirse con los principales chatarreros parisinos, a los que comunicó que las 7.000 toneladas de la torre –que por aquel entonces necesitaba una reparación- se iban a poner en venta al mejor postor. Uno de estos comerciantes cayó en la trampa y le entregó a Lustig un cheque que no dudó en cobrar rápidamente para después fugarse a Austria.

El pobre chatarrero se sintió tan avergonzado por haberse dejado engañar que no lo denunció ante la Policía, y Lustig continuó con sus andanzas en distintas ciudades. Finalmente, fue arrestado en Estados Unidos en 1935, cuando intentaba pasar dólares falsos, y se le condenó a veinte años de cárcel en la célebre prisión de Alcatraz, en donde murió de neumonía en el año 1947.

Ponzi, el creador de la estafa piramidal

Carlo Ponzi fue un famoso estafador de origen italiano que emigró a Estados Unidos en 1903. Su fraude más destacado tuvo lugar hacia 1920 en Boston, en donde creó la empresa Securities Exchange Company. Prometió a sus clientes ganancias del 50 % en 45 días o del 100 % pasados tres meses por la compra de unos cupones postales extranjeros, que se supone que se revenderían más caros en Estados Unidos.

Sin embargo, el entramado que se escondía detrás de la empresa de Ponzi era bien distinto. Las ganancias de los inversionistas de niveles superiores se iban pagando con el ingreso de nuevos clientes, mientras que el supuesto empresario no reinvertía ni un céntimo de los elevadísimos beneficios en su compañía.

Ponzi no tardó en amasar una fortuna y ganar reputación en poco tiempo. Su negocio llamó la atención del Boston Post, que tras realizar una investigación publicó que para cubrir las obligaciones contraídas con los clientes se necesitaban 160 millones de cupones en circulación, cuando en realidad solo había 27.000. Los inversores comenzaron a reclamar su dinero y terminaron demandando a Ponzi, que fue condenado a cinco años de prisión.

Al salir de la cárcel, continuó probando suerte –sin éxito- con otras estafas, que le llevaron nuevamente a cumplir condena hasta 1934. Su reputación ya no era la misma que en sus comienzos pero se mantuvo firme en su idea de ganar dinero siguiendo esta estrategia. No funcionó, y vivió sus últimos años en la pobreza hasta morir en 1949 en un hospital de la caridad en Río de Janeiro.

El esquema creado por el italiano para hacer fortuna se hizo célebre y se ha visto repetido a lo largo del último siglo en numerosas tramas fraudulentas, que prometían dinero rápido pero ocultaban a sus clientes el verdadero destino de sus inversiones.

El caso Madoff

El escándalo Madoff es considerado, hasta la fecha, el esquema Ponzi privado más grande de la historia. Y es que la estafa piramidal de Bernard Madoff, destapada en 2008, llegó a afectar a algunos de los bancos más importantes del mundo, que registraron pérdidas de alrededor de 50.000 millones de dólares, entre capital propio y dinero de sus clientes.

Madoff compraba acciones de grandes compañías y opciones de compra y venta de esos mismos títulos con el objetivo de ganar dinero tanto en mercados en alza como en mercados a la baja. A través de su firma Fairfield Greenwich Group ofrecía rentabilidades garantizadas entre el 8 % y el 12 %, algo que resultaba tremendamente tentador.

Sin embargo, lo que Madoff hacía realmente era ir construyendo una pirámide financiera: en vez de reinvertir los fondos que iba ingresando, como prometía a sus clientes, lo que hacía era invertir sólo una pequeña parte y emplear el resto en pagar a los inversores iniciales las rentabilidades acordadas.

El comienzo de la crisis provocó que cada vez entraran menos clientes, por lo que Madoff dejó de tener una fuente de ingresos con la que pagar a los inversores que querían recuperar su capital.

Después de Estados Unidos, España fue el país más afectado por el caso Madoff: el banco Santander, sin ir más lejos, invirtió más de 2.000 millones de sus clientes en la sociedad de Madoff a través de Optimal, un fondo que invierte en otros fondos.

Tras ser descubierto, Bernard Madoff fue sentenciado a 150 años de prisión y en la actualidad cumple condena en la prisión federal de Carolina del Norte, en donde vive con 40 dólares al mes haciendo labores de mantenimiento.

Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Solicita tu préstamo