06/05/2015

Ahorrar al salir de casa

Siempre se ha dicho que en cuanto uno pone los pies en la calle… ya está gastando dinero. Y no falta razón a quienes afirman lo anterior. Son demasiadas las necesidades diarias que se realizan en base a gastar dinero, pero también es posible ahorrar un poquito con unos sencillos hábitos.

En los últimos años, y ante la voracidad de la crisis económica que se ha padecido en España, se ha podido observar cómo los ciudadanos han llevado a cabo una serie de comportamientos destinados a ahorrar dinero. Y es que, si queremos, podemos comenzar a ahorrar desde primera hora de la mañana en nuestra propia casa. Casi, casi antes de poner un pie en la calle.

Así, por ejemplo, podemos desayunar en casa. Parece una obviedad, pero hasta hace no demasiado tiempo muchísima gente salía de casa sin desayunar y prefería realizar la primera comida del día en algún establecimiento hostelero cercano a su punto de trabajo, con lo que el bolsillo comenzaba a resentirse de una manera clara.

Transporte

Para quienes sí desayunan en casa, el siguiente paso es el de poner un pie en la calle. Si tienes la posibilidad de vivir en una ciudad pequeña o de tamaño medio, lo más habitual es que apenas tardes unos minutos caminando hasta tu puesto de trabajo. Será positivo para tu salud que realices ese pequeño ejercicio y, además, tu economía se verá beneficiada dado el elevado coste de la gasolina. Y si vives en una gran ciudad… te vamos a dar dos opciones: el transporte público es la mejor opción. Y en caso de no disponer de él, seguro que puedes compartir tu vehículo particular con otros compañeros de trabajo y, de esta manera, ir repartiendo los esfuerzos de manera equitativa durante cada mes. Iréis todos juntos y seguro que, además, fomentaréis un aumento de la calidad de vuestras relaciones personales que, incluso, pueden redundar en beneficios en tu puesto de trabajo.

dalnice-auto-poplatek-nemecko-polskoAhorrar mientras estás en tu empleo parece mucho más sencillo. Aunque siempre, y dependiendo de los puestos que desempeñes, quizá tengas la necesidad de realizar pequeños o mayores desembolsos económicos; especialmente si te dedicas a labores comerciales o de representación. Piensa en cómo puedes hacer que sean los mínimos posibles. No descartes los cafés o las comidas de trabajo, pero sí intenta que sean en lugares en los que, hablando previamente con los dueños, puedas obtener precios especiales prometiendo que acudirás con relativa frecuencia a los mismos.

Una vez que hayas acabado tu jornada laboral es el momento de regresar a casa y quizá tengas la necesidad de rellenar tu nevera o tu despensa. Hay supermercados cuya cesta de la compra es mucho más económica que otras. Incluso dentro de un mismo supermercado sus productos de marca blanca suelen ser de calidad respecto a los de otras marcas. Ahorrar en la compra de cada día es muy sencillo. Y si vives en ciudades pequeñas, tiendas de toda la vida siguen ofreciendo mucha calidad a precios excepcionales.

Ahorrar en el día a día cuando sales de casa es sencillo.

Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Solicita tu préstamo