Ansiedad: qué es y cómo combatirla

ansiedad

En plena crisis del coronavirus, con las salidas de casa reguladas como medida para luchar contra la pandemia del COVID-19, los casos de ansiedad entre la población han aumentado notablemente. Además de no poder circular libremente, miles de personas se han visto afectadas por un ERE o un ERTE y suman a la situación de incertidumbre sanitaria actual los miedos a no poder ser responsables con los gastos que tienen pendientes. Por ejemplo: hipoteca o alquiler, las facturas de suministros como luz, agua, Internet… Demasiadas preocupaciones que atender en un Estado de Alarma.

Según la web de ‘Psicología y Mente’, “la ansiedad es un estado mental de anticipación, en que experimentamos nervios y desasosiego”. En la misma línea, la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) se refiere a la ansiedad como “un mecanismo adaptativo natural que nos permite ponernos alerta ante sucesos comprometidos“. Esto significa que, por un lado, “proporciona un componente adecuado de precaución en situaciones especialmente peligrosas”, apuntan desde SEMI. No obstante, cuando se desborda, puede aparecer en momentos de absoluta tranquilidad y es ahí cuando se vuelve peligrosa, hasta el punto de provocar un deterioro del funcionamiento “psicosocial y fisiológico” en el ser humano que la padezca, que necesitará fármacos para combatirla.

Cómo combatir la ansiedad

En casos no extremos, de ansiedad puntual, existen numerosos métodos y técnicas para combatirlas. En el blog de Kredito24 te contamos algunas de ellas.

  • Conocerse bien a uno mismo: Lo más importante a la hora de combatir la ansiedad es localizarla. Ser conscientes de que la estamos sufriendo y nos está provocando comportamientos compulsivos, como tics o comer a todas horas. Según el psicólogo Bertrand Regader, el primer paso en la lucha contra la ansiedad es “reconocer estos patrones estereotipados de comportamiento y ponerles freno”.
  • Aprender a convivir con ella: La ansiedad no va a desaparecer solo porque lo deseemos. Esa mezcla de miedo, angustia y tensión está provocada por complejas dinámicas neuroendocrinas que se generan de forma inconsciente en nuestro cuerpo, y tratar de ocultarlas mentalmente no significa que acabemos con ellas. En este sentido, Regader recomienda poner en marcha nuevas pautas de comportamiento. “La solución no está en la privacidad de la propia mente, sino en las relaciones entre el cuerpo y el entorno”, señala el psicólogo.
  • No procrastinar. Es decir, no dejar para mañana lo que podamos hacer hoy, pues el origen de la ansiedad está muchas veces en aplazar cuestiones pendientes que no enfrentamos por miedo. Aunque no es la única razón. Situaciones como la actual, con la crisis sanitaria del coronavirus y la consiguiente crisis económica que ha traído consigo, son generadoras de ansiedad en personas que nunca antes la habían sufrido. En estos casos, los ejercicios de control de la respiración como los que se hacen en Tai Chi o en Mindfulness pueden ayudarnos a sentirnos mejor. Sentarse, apoyar la parte superior del cuerpo sobre las piernas, dejando la cabeza caer, inspirar por la nariz y expirar por la boca puede ayudarnos a recomponernoansiedads y pensar con claridad.

Además, establecer tiempos de descanso físico y mental en nuestras rutinas también nos ayudará a centrarnos y localizar el origen de la ansiedad y, en consecuencia, a buscar soluciones para reducirla o aliviarla. Si está provocada por el confinamiento que se ha decretado con el Estado de Alarma, redecorar la casa, restaurar muebles o hacer ejercicio físico pueden ayudar a mantenerla controlada.

Si la ansiedad viene motivada por motivos económicos puntuales, alternativas como los créditos online para eliminar ese inconveniente puntual pueden ayudar. En Kredito24, por ejemplo, se pueden obtener minicréditos de entre 75 y 750 euros mediante un proceso es online. Si la deuda económica que te produce ansiedad no es puntual sino que es de gran envergadura y no se puede hacer frente al pago en 30 días, existen alternativas que el Gobierno está dando. Consulta con un asesor financiero y toma las medidas oportunas para eliminar cualquier tensión derivada de un bache económico.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.