Cómo mantener tu hogar caliente sin poner la calefacción

calefacción

Con la llegada de las bajas temperaturas propias del otoño y del invierno, vuelven esas agradables tardes de sofá, mantita y televisión, en las que suelen recrearse los más frioleros. Pero también regresa el temor a que la factura de la luz o del gas se dispare en exceso por el uso de estufas y radiadores. A la vuelta de las fiestas navideñas, el susto puede ser de órdago.

Y es que, tal y como apunta la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), de los 990 euros de media que gasta en energía un hogar en nuestro país, la calefacción “suele representar la mitad de todo el consumo”. Y ese porcentaje puede llegar hasta el 71% en las casas aisladas situadas en una zona fría.

El gasto en calefacción suele representar la mitad de todo el consumo energético de un hogar, según la Organización de Consumidores y Usuarios

Para evitar que con las próximas facturas de luz o gas te quedes helado, te vamos a contar algunos consejos que te permitirán estar en tu casa confortablemente, a un temperatura adecuada (entre 18º y 21º), sin necesidad de recurrir siempre a la calefacción.

Cómo evitar tener que encender la calefacción

  • Pon tus ventanas a punto: ¿sabías que, como recuerda el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), entre el 25% y el 30% de nuestras necesidades de calefacción se deben a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas? Podemos evitarlo aislando bien las ventanas que tenemos mediante el uso de burletes (que también te serán muy útiles para la puerta de entrada) o cambiándolas, bien por ventanas de doble hoja, bien por ventanas de pvc con cristal tipo climalit.
  • Aprovecha las horas de sol: con un uso eficiente de tus persianas puedes lograr una temperatura muy agradable en casa durante el otoño y el invierno. Para ello, debes procurar mantener las persianas bien abiertas durante las horas de sol y cerrarlas muy bien en cuanto oscurezca.
  • Elige bien la ropa que te pones en casa: ¿cuántas veces no te ha pasado que tienes la calefacción puesta en casa y notas que te sobra ropa? ¿Por que no hacerlo al revés, para que lo que sobre sea la calefacción? Estar abrigado en casa puede ahorrarte muchos euros en la factura energética. No se trata de llegar al absurdo de tener que andar por tu hogar en cazadora o anorak y bufanda. Hay muchas alternativas: un jersey de lana, un suéter de algodón o una prenda de tipo polar.
  • Viste tu hogar para el invierno: una buena elección de tejidos para decorar las estancias de tu casa sirve para mantener el calor. Puedes cubrir el sofá y tus cojines con fundas y tener siempre a mano una buena manta de lana. Para el suelo, siempre será muy útil para hacer más cálida la casa, colocar alfombras, sobre todo cuando no tengacalefaccións parqué o tarima flotante. Unas buenas cortinas, opacas y de un buen grosor también son recomendables, una vez que hayas cerrado las persianas a la caída del sol. Para las camas, lo ideal es un buen edredón o relleno nórdico.
  • Cambia algunos muebles de sitio: si el espacio de tu casa te lo permite, puedes cambiar el sofá de sitio, buscando el rincón más soleado del salón o cuarto de estar. También puedes hacer lo mismo con las camas.
  • En las paredes: en tiendas de bricolaje podemos encontrar muchas soluciones para revestir las paredes de casa y mantener una temperatura agradable. Una buena idea, por ejemplo, es instalar un friso que, a la par de evitar el frío, puede ser un precioso elemento de decoración.
  • ¡Ojo con la ventilación!: ventilar la casa, abriendo las ventanas, es muy recomendable al comienzo del día. Pero tampoco hay que pasarse. Basta un cuarto de hora como mucho para regenerar el aire en tu hogar.

Si decides invertir, siguiendo algunos de estos consejos, en equipar tu casa para evitar poner la calefacción, pero ahora mismo no tienes dinero, una opción disponible son los créditos rápidos online. Infórmate en Kredito24.es

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.