Qué es un colchón financiero

Colchón financiero

Según el III Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente, elaborado por Rastreator, casi 5 de cada 10 españoles no es capaz de lograr un ahorro mensual de sus ingresos por una cuantía superior a los 200 euros, lo que les impide conformar un colchón financiero digno de tal nombre. Seguramente te estarás preguntando: ¿Qué es un colchón financiero? En Kredito24 te lo vamos a explicar y aclarar las dudas que puedas tener al respecto de este elemento que sirve para medir la salud de tu economía doméstica.

Un colchón financiero -también denominado fondo de seguridad o fondo de emergencia– es la cantidad de dinero ahorrado de la que dispone una persona o un hogar para hacer frente a situaciones imprevistas.

En los folletos del Plan de Educación Financiera que edita el Banco de España (BdE) en colaboración con otras entidades, se define en estos términos: “un dinerito ahorrado para hacer frente a cualquier situación inesperada sin tener que pedir un préstamo o endeudarnos peligrosamente con tarjetas de crédito”.

Un colchón financiero es, según el Banco de España, “un dinerito ahorrado para hacer frente a cualquier situación inesperada sin tener que pedir un préstamo o endeudarnos peligrosamente con tarjetas de crédito”

¿En qué casos nos puede ser útil un colchón financiero?

Podemos encontrarnos con 2 tipos de situaciones imprevistas, en función de su procedencia:

  • Vía gastos: Puede ocurrir que nos vemos obligados a hacer un desembolso extraordinario de dinero por una eventualidad que no forma parte de los gastos fijos y va más allá de los habituales gastos variables de cada mes. Estamos hablando de situaciones tales como una avería en el coche, la necesidad de cambiar un electrodoméstico o someter a tu mascota a una operación de urgencia en el veterinario. A veces, en estos casos, una solución óptima es acudir a los créditos rápidos.
  • Vía ingresos. La necesidad de recurrir al colchón financiero surge cuando se interrumpe una de las fuentes habituales de ingresos del hogar. Nos referimos, fundamentalmente, a situaciones de desempleo, aunque también puede ocurrir que el inquilino de una segunda vivienda no haya renovado el contrato o que una subvención o ayuda de alguna administración pública haya llegado a su fin.

La creación de un colchón financiero no es algo que se consiga de la noche a la mañana y requiere un gran esfuerzo y voluntad por parte de aquel que pretenda hacerlo, porque supone, desde el primer día, renunciar a ciertos gastos variables que aunque en nuestro fuero interno puedan parecer vitales, en el fondo son absolutamente imprescindibles. Fundamentalmente tienen que ver con el ocio: salidas al cine, cenas fuera de casa, escapadas de fin de semana, etcétera. Por ello, una de las bases ideales para comenzar a trabajar en construir un colchón financiero es contar con un presupuesto mensual, que nos clarifique dónde podemos meter la tijera, en función de nuestros objetivos de ahorro.

Colchón financieroCuando hablamos de objetivos, nos referimos a qué cantidad de dinero debería constituir ese colchón financiero. Según el BdE, “dependerá de la situación personal: hay que analizar cuánto dinero podría necesitar de manera urgente. Para ello tenga en cuenta cuántas personas están a su cargo, cuáles son sus gastos, etc, y calcule destinar un equivalente a entre tres y seis meses de gastos normales”.

Una vez hayan transcurrido meses de esfuerzo, cuando ya tengamos nuestro fondo de emergencia constituido, conviene saber dónde guardarlo. Tres son, en este sentido, las claves que, según el BdE, hay que tener en cuenta: que podamos disponer de él de manera inmediata; que esté en un producto bancario sin riesgos; y, si es posible, que produzca, dentro de esa seguridad, alguna rentabilidad por pequeña que sea. Lo mejor que puedes hacer al respecto es preguntar en tu banco o a tu asesor financiero.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.