09/09/2015

Cómo ahorrar en tu compra en la farmacia o parafarmacia

Nadie tiene dudas sobre qué es y qué es y qué se puede encontrar en una farmacia pero, ¿ocurre lo mismo si preguntamos por una parafarmacia? En Kredito24 vamos a explicarte las diferencias que existen entre ambas y a contarte cómo puedes ahorrar a la hora de hacer tu compra en cualquiera de ellas.

Diferencias entre farmacia y parafarmacia

La diferencia fundamental entre una farmacia y una parafarmacia es que la primera dispensa medicamentos y la segunda no. Por su parte, en una parafarmacia podrás encontrar todo tipo de productos de cuidado infantil, de naturopatía, ortopedia y fitoterapia, así como también una gran variedad de cosméticos y dentífricos: cremas faciales y corporales, tratamientos capilares, pastas de dientes, enjuagues bucales, etc.

En cuanto a los precios, un reciente estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha desvelado que también existen ciertas diferencias entre unas y otras, ya que el precio medio de las parafarmacias es un 6 % más económico que el precio medio de las farmacias.

De cara al exterior las distinguirás fácilmente por el color de su cruz: la de las farmacias es de color verde, mientras que la de las parafarmacias es de color azul. Además, en estos últimos años se han popularizado las parafarmacias online, en las que puedes encontrar los mismos productos que ofrecen las parafarmacias físicas pero con la ventaja de poder completar tu compra sin necesidad de moverte de casa y a precios muy competentes.

Consejos para ahorrar en tu compra en la farmacia o parafarmacia

Teniendo en cuenta pequeños detalles como los que te vamos a explicar a continuación podrás llegar a reducir, y mucho, tu gasto anual en la farmacia o parafarmacia. ¡No te los pierdas y empieza a ahorrar desde ahora mismo!

  • Consejos para ahorrar en tu compra en la farmacia o parafarmaciaCuando tu médico te recete un medicamento, pregúntale si se encuentra entre la lista de los subvencionados por la Seguridad Social. En caso de que no sea así, consúltale si puede sustituirlo por otro que cumpla las mismas funciones y que sí lo esté.
  • Siempre que tengas la opción de elegir, da prioridad a los medicamentos genéricos: pueden llegar a ser hasta un 90 % más baratos que los medicamentos de marca y presentan las mismas características. Podrás reconocerlos fácilmente porque llevan incluidas en su nombre las siglas EFG.
  • Compara precios antes de comprar. Según el estudio de la OCU, el precio de determinados productos puede variar hasta un 77 % en función de la farmacia en la que se compre, por lo que es más que recomendable darse un paseo por varias farmacias para poder repasar cuál es el precio de los productos o medicamentos que debamos comprar con asiduidad.
  • Sustituye, en la medida de los posible, cremas y pomadas por fórmulas magistrales, que suelen ser mucho más baratas (en ocasiones el ahorro puede llegar a ser de hasta un 80 %) y, al ser personalizadas, presentan una eficacia que en muchas ocasiones es, incluso, superior a la de las cremas y pomadas convencionales.
  • Y, lo más importante de todo: evita automedicarte. Acude a tu médico o consulta a tu farmacéutico para saber qué es lo que tu cuerpo necesita, en lugar de comprar medicamentos por tu cuenta que, probablemente, no lleguen a paliar tus síntomas y solo sirvan para hacerte gastar dinero.
Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Solicita tu préstamo