Cómo amueblar un piso por poco dinero

Mudarse a una nueva casa suele ser un indicativo del comienzo de una nueva etapa, que comienza cargada de ilusión, de ideas y de proyectos. Sin embargo, también tiene sus inconvenientes: amueblar un piso desde cero supone un importante desembolso de dinero que no todos podemos abordar con la misma facilidad.

Para evitar que amueblar tu piso se convierta en una auténtica pesadilla para ti y para tu bolsillo, en Kredito24 vamos a darte algunos trucos para decorar tu casa por poco dinero. Tan solo es cuestión de planificarse y de ir paso a paso.

1. Elabora una lista con todo lo que necesitas

El primer paso para amueblar un piso por poco dinero consiste en tener claro cuáles son los muebles que nos resultan imprescindibles desde el primer momento (cama, mesillas, armarios, sofá, mesa para la cocina…) y cuáles vamos a necesitar un poco más adelante, ya sin tanta urgencia (zapatero, estanterías, cómodas, mesas auxiliares…). Con esta idea, elaboraremos una lista en la que los organizaremos por orden de prioridad: así, si el dinero del que disponemos no nos da para todo, nos aseguraremos de contar con lo esencial desde el principio.

2. Compra muebles de segunda mano

Si buscas amueblar tu piso por poco dinero no puedes dejar pasar la oportunidad de comprar muebles de segunda mano en mercadillos o a través de Internet. Toma tu lista y echa un vistazo al apartado de muebles de Mil Anuncios, Vibbo o Wallapop, porque es muy probable que encuentres lo que estás buscando a un precio bastante inferior al que marcan las tiendas de mobiliario y decoración.

No te preocupes si el aspecto de los muebles que te gustan está un poco deteriorado o si no coincide del todo con la estética que tenías en mente: piensa que con una brocha y un bote de pintura se arregla prácticamente todo en estos menesteres. En el siguiente punto te contamos cómo.

3. Transforma tus viejos muebles

Transforma tus viejos mueblesTanto si has comprado muebles de segunda mano que no te acaban de convencer, como si cuentas con mobiliario de una casa antigua y quieres darle otro aspecto, la solución está en tu mano, y nunca mejor dicho.

Acércate a una tienda de bricolaje y compra una brocha fina, un bote de pintura a la tiza (chalk paint)  del color que más te guste y un barniz sellador. Se trata de una pintura muy fácil de aplicar porque se adapta a cualquier tipo de superficie y no exige, ni siquiera, lijar el mueble previamente. Como podrás imaginar, después de leer esto, las instrucciones son bien sencillas: aplica una o varias manos (depende de la intensidad y del acabado que busques) de esta pintura sobre el mueble que quieras transformar, déjalo secar y, por último, aplica una capa de barniz sellador para protegerlo.

Dicen que pintar relaja y ayuda a liberar buena parte del estrés que trae consigo una mudanza. Siguiendo este sencillo consejo tendrás unos muebles que parecerán nuevos, a cambio de muy poco dinero y de un rato entretenido.

4. Busca muebles multifuncionales

Busca muebles multifuncionalesLos muebles multifuncionales son la mejor opción cuando buscamos ahorrar dinero y aprovechar al máximo el espacio del que disponemos, porque nos mudamos a un piso pequeño o porque queremos darle varias funcionalidades a un mismo espacio.

Como su propio nombre indica, los muebles multifuncionales son aquellos que cumplen con más de una función, es decir, que se transforman para satisfacer necesidades muy diferentes.

Si quieres recibir invitados en casa te recomendamos, por ejemplo, que compres un sofá que se convierta en una cama de matrimonio. De este modo te ahorrarás el dinero que supone comprar una cama grande o dos pequeñas, con sus respectivos colchones, y evitarás reservar un espacio que solo tendrá uso cuando tengas visita.

Pero no solo eso: existen mesas de centro que se transforman en mesas de comedor, pufs que se convierten en cama, cómodas que se abren para dar paso a un escritorio, camas con almacenamiento… Las posibilidades que ofrecen son infinitas.

5. Amuebla tu piso reciclando

Amuebla tu piso reciclandoMuchas veces nos ponemos a buscar nuevos productos y no nos damos cuenta de que lo que buscamos lo tenemos en nuestra propia casa… o en el contenedor más cercano. Puede sonar extraño pero hablamos ni más ni menos que del reciclaje, una tendencia que viene pisando fuerte en el terreno de la decoración y que puede convertirse en nuestra gran aliada si buscamos amueblar un piso por poco dinero.

En los últimos años se han hecho muy populares los muebles fabricados con palés: mesas de centro, cómodas, muebles para la televisión, mesas de trabajo… incluso encontramos camas y sofás realizados con esta materia prima económica y reciclada.

  • Solo tienes que teclear las palabras “muebles con palés” en tu buscador y encontrarás toda una serie de ideas y una fuente de inspiración para poner en práctica, paso a paso, en tu propia casa.
  • Podrás hacerte con los palés que necesites en la zona de recogida de basuras del polígono industrial que tengas más cerca de casa o, si no hay suerte, también puedes encontrarlos en grandes superficies dedicadas al bricolaje, a un precio que oscila entre los 10 y los 20 euros.

Otra forma de amueblar tu casa reciclando consiste en sacar provecho de las cajas de madera que desechan las fruterías y las tiendas de alimentación. Puedes encontrarlas fácilmente junto a los contenedores cercanos a este tipo de comercios, o puedes pedírselas directamente a los empleados, que no tendrán ningún problema en reservarlas para ti.

Estas cajas de madera tienen un sinfín de funcionalidades: colgándolas de la pared pueden servir como repisas; junto al sofá, te harán las funciones de revistero; colocando una sobre otra y rematando con una tablita puedes hacer una mesilla de noche; apilando varias, tendrás una estantería; combinando una serie de cajas podrás lograr un mueble de módulos en el que almacenar todo lo que tú quieras…

Para darles un toque diferente y que no desentonen con la estética de tu casa tan solo tienes que pintarlas con pintura a la tiza, y no olvides barnizarlas o darles una mano de sellador para protegerlas del polvo y de posibles manchas.

Guardar