Cómo hacer una dieta vegana barata

dieta_vegana_amigos

Hacer una dieta vegana barata no es una utopía. Existe la creencia extendida de que los vegetarianos y veganos gastan más en alimentarse que los omnívoros, y especialmente con la reciente escalada de los precios de los vegetales (provocada por la ola de frío de enero que arrasó las cosechas en casi toda Europa), pero nada más lejos de la realidad. Siempre y cuando los omnívoros en cuestión se alimenten de algo más que bacon, pollo, huevos de gallinas en jaula y latas de atún, claro. Porque una dieta que incluya pescados y carnes frescas, consumidos de una forma equilibrada, siempre acabará siendo más costosa que una dieta vegana. Por más que las verduras están entre lo que más ha subido en la cesta de la compra: los calabacines han llegado a costar 4 euros/kilo (afortunadamente, ya están bajando), otros productos como los frutos secos (imprescindibles en una dieta vegana) empiecen a alcanzar precios de productos gourmet y el tofu ronde los 7 euros/kilo (dependiendo de dónde se compre).

Dicho esto, hay que reconocer que una dieta vegana puede encarecerse mucho si no nos organizamos bien y, sobre todo, si no cocinamos. Para evitar que esto ocurra, en Kredito24 te proponemos una serie de ideas para que lleves una dieta vegana sin dejarte los ahorros en el intento.

Ideas para hacer una dieta vegana barata

Planifica las comidas: Condición sine qua non para no arruinarse con al cesta de la compra, sea cual sea la dieta que lleves. Piensa durante el fin de semana qué vas a comer los siete días siguientes y haz un menú. Piensa que las cremas de vegetales pueden congelarse, así que cuando las cocines puedes hacerlo para más de un día.

Cocina: Si no sabes, invierte en un libro; y si no vas bien de dinero, busca en Internet. En la Red puedes encontrar un montón de recetas y trucos de cocina para llevar una dieta vegana a rajatabla sin tener que recurrir a comida precocinada o bajar al bar debajo de casa a por un plato de pisto. Piensa que cocinando te puedes ahorrar la mitad o más de lo que te costaría un menú fuera de casa.

dieta_vegana

No tires las sobras: Si te organizas podrás sacar de ellas otro menú, preparando con ellas croquetas, tacos, empanadas, purés o cremas, empanadillas, arroces, pastas y todo lo que se te ocurra.

Vuelve a los orígenes: Apuesta por legumbres, cereales, tubérculos… En el peor de los casos, un kilo de garbanzos o lentejas ecológicos te costarán 4 euros y con ellos puedes hacer mucho más de un plato. Quinoa, patatas, yuca, calabaza, arroz… son tus mejores aliados, ya que aportan proteína suficiente para sentirte bien alimentado y ayudar a tus músculos, que comiendo solo lechuga y vegetales se quedarían sin fuerza.

Elige productos de temporada. Hay supermercados que ponen a la venta vegetales y frutas antes de que maduren o que importan productos porque en nuestro país están fuera de temporada. Esto lógicamente encarece el precio final del producto. Comprar frutas y verduras de temporada siempre resultará más económico. Para saber qué fruta o verdura está de temporada en cada mes del año, puedes consultar este calendario.

Busca los supermercados más baratos. El año pasado la OCU (Organización de consumidores y usuarios) elaboró un listado de las cadenas de supermercados con mejores precios. Según el estudio de la organización, se pueden ahorrar entre 286 euros a 3000 euros al año en la cesta de la compra así que ándate con ojo a la hora de elegir dónde hacer la compra, porque hay mucha diferencia de precios de un supermercado a otro.

Ábrete a nuevos sabores: Piensa que en una dieta vegana quedan fuera carnes, pescados y otros productos animales, como la leche, los huevos y el queso. Todo lo demás, vale: harinas, frutos secos, semillas, raíces… Hay muchos más alimentos permitidos de los que te puedes imaginar. Por ejemplo, puedes darle un poco de gracia a una crema de calabaza añadiendo leche de coco y curry picante, para darle un toque thai. O prueba a preparar unas migas de tofu ahumado, salteándolo con puerro o citronela. Como ya hemos dicho, todo es empezar y probar. Buen provecho.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.

Guardar

Guardar

Guardar