29/05/2014

El ‘crowdfunding‘, una buena alternativa de financiación

shutterstock_crowdfunding-1280x960Poca gente sabe que el micromecenazgo –o crowdfunding, (como lo conoce la mayoría) es un fenómeno de origen francés que surgió como opción para financiar obras de caridad en un momento en que eso que hoy conocemos como Estado del Bienestar no existía.

Hoy en día, el crowdfunding es un sistema de financiación colectiva por el que una gran masa de público apoya con pequeñas aportaciones de capital la puesta en marcha de un proyecto. Aunque las recaudaciones colectivas son una práctica que se ha manifestado a lo largo de la historia, el desarrollo de las tecnologías permite establecer este método de financiación como un fenómeno rutinario, que se aleja del carácter excepcional y de urgencia de la financiación colectiva conocida hasta ahora.

A cambio de su participación en el proyecto, los cofinanciadores, como se suelen llamar las personas que apoyan proyectos, reciben recompensas no monetarias que pueden ser desde agradecimientos personalizados en la web del creador, pasando por la precompra de productos o servicios a un precio mucho inferior antes de lanzarlos al mercado, incluso la posibilidad de optar a puestos de trabajo.

Así, el crowdfunding, no es sólo un sistema para levantar capital, también sirve como campaña de marketing de la empresa y una manera de validar en el mercado la calidad del proyecto. Esta fórmula todavía está comenzando en nuestro país y hay mucha gente que la sigue relacionando con el ámbito de la cultura. Y, a pesar de que se hayan financiado algún que otra película a través de este sistema, cada vez es más habitual encontrar ejemplos que demuestran su viabilidad para cualquier sector.

Pero si entramos en el ámbito del equity crowdfunding (financiación a cambio de participación accionarial), encontramos proyectos con posibilidades de ser muy rentables.  Las plataformas especializadas en este tipo de préstamos e inversiones no cuentan con una legislación específica en nuestro país -al contrario de lo que sucede en EEUU, Francia, Alemania o Reino Unido-. No obstante, para terminar con este vacío legal, el Consejo de Ministros anunció, el pasado 28 de febrero, su intención de regularlas. El instrumento jurídico empleado será la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial (actualmente en fase de Anteproyecto), y cuyo Título V establecerá el régimen jurídico para las “plataformas de financiación participativa”.

En un estudio reciente de BBVA, el Research Economic Outlook 2013, el banco español asegura que “el crowdfunding basado en equity y préstamos es una tecnología disruptiva para la industria bancaria” y que, por tanto, “existe el riesgo real de que los bancos dejen de ser la fuente de financiación principal para los préstamos personales y las pequeñas empresas”.

Si necesitas dinero rápido para tu proyecto también es recomentable visitar empresas crediticias que puedan dar cobertura a tus necesitades.

 

Autora: S. de la Rosa

Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Solicita tu préstamo