¿Eres un consumidor planificador o improvisador?

planificador_improvisador

¿Alguna vez te has parado a pensar si eres un consumidor planificador o, por el contrario, eres un consumidor improvisador? No estamos hablando de si alguna vez has hecho una compra por impulso, de esas que proporcionan un extraño placer inmediato, porque damos por hecho que sí. El 99,9% de la población lo ha hecho: en un momento dado, ha visto algo en una tienda (del tipo que sea), le ha entrado por los ojos y lo ha comprado.

La actitud planificadora o improvisadora que tengamos hacia nuestras finanzas será determinante para tener más o menos ahorros

Cuando hablamos de consumidor planificador o consumidor improvisador nos referimos a cómo nos comportamos con nuestras finanzas en general, y el que seamos de un tipo u otro acabará implicando que tengamos más o menos ahorros a final de mes.

Según los datos del análisis de Kredito24 ‘Por qué los usuarios han elegido los minicréditos en 2016‘, en España los consumidores se agrupan en dos tipologías bien diferenciadas, en función de la actitud que adoptan sobre cómo gestionan sus finanzas personales: la improvisación y la planificación. Según el estudio, ambos usuarios recurren en algún momento a los minipréstamos rápidos en la rutina de su vida diaria, si bien unos lo hacen con cierta previsión para ejecutar proyectos planeados con antelación (los planificadores), mientras que otros los solicitan como única salida para dar solución a una emergencia (los improvisadores).

Cómo saber si eres planificador o improvisador con 3 preguntas

Si quieres saber si perteneces a una u otra tipología, sólo tienes que plantearte tres sencillas preguntas. A saber:

¿Cómo afrontas tus gastos?

a) Cuando llegan, sin más recursos que los que tienes en ese momento.

b) Los has previsto con anterioridad, estableciendo una relación entre ellos y tu nivel de ingresos.

Con el dinero, sueles hacer planes…

a) A corto plazo. Ya veré dentro de una semana cómo estoy.

b) A medio y largo plazo, porque no me gusta llevarme sorpresas con desagradables imprevistos.

Una boda de un amigo, una escapada de fin de semana o una invitación a una fiesta son para ti…

a) Una especie de emergencia que me descoloca la previsión de gastos del mes.

b) Un desembolso extra que puedo asumir perfectamente, porque me han avisado con tiempo y he ahorrado para ello.

Los resultados

Si has contestado honestamente a todas las preguntas y tus respuestas corresponden con la letra A, está claro que eres un improvisador. Por los motivos que sea, vives al día y una avería, una multa o cualquier otro imprevisto te pillarán sin una previsión de fondos ahorrados. Si este es tu caso, consulta nuestro post sobre qué es un fondo de emergencia y por qué necesitas uno.

improvisador_planificador

De otro lado, si tus respuestas han sido B, eres un planificador y contemplas los minicréditos como una solución financiera más, que encaja dentro de otro tipo de posibilidades de financiación para un proyecto, arreglar el coche o hacer una reforma en la casa, pero siempre teniendo en cuenta que dedicarás una parte de tus presupuesto a cumplir con la responsabilidad de tu deuda.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.