10/02/2017

¿Existe la cuesta de febrero?

cuesta_febrero_gasto

Aunque la expresión está poco o nada acuñada, la cuesta de febrero existe. Es un concepto contemporáneo, asociado sobre todo al despegue de las tarjetas de crédito. Hace 20 años apenas existían es España. Pero de un tiempo a esta parte, se han ido implantando en nuestro país hasta superar en número a las de débito, de manera que cada vez más financiamos con cargo a estas tarjetas crediticias las compras de reyes y las rebajas, procrastinando la cuesta de enero y prolongándola hasta febrero.

No obstante, la tarjeta de crédito no es la única responsable (por así decirlo) de la cuesta de febrero. En términos generales, la cuesta de febrero es una consecuencia de la cuesta de enero, de nuestra incontinencia en las rebajas de invierno, de las subidas que se anuncian cada nuevo año y que la mayoría se hacen efectivas ahora, de San Valentín, de Carnaval y, ahora sí, del mordisco en la nómina de todo lo que el mes anterior hemos pagado con cargo al crédito. Y lo que es peor: pese a ser un mes más corto, el tiempo psicológico hasta que recibimos nuevos ingresos es mayor.

La cuesta de febrero es una consecuencia de los gastos a crédito de enero y de las subidas que trae consigo cada nuevo año

Precisamente porque asociamos mismos ingresos para menos días, sin tener en cuenta el desfase a crédito en las rebajas de Enero, consumimos a un ritmo solo un poco más bajo que el del mes anterior, el de la resaca de las fiestas navideñas. A principios de mes gastamos como si nada, sin ser todavía conscientes del despegue del precio de la luz, de las cosas que suben en la cesta de la compra (y no será porque este año no se haya hablado de las frutas y hortalizas), del encarecimiento de la telefonía e Internet, del de los carburantes… Así que cuando queramos darnos cuenta, claro, estaremos a día 20 y sin un euro.

Consejos para superar la cuesta de febrero

A estas alturas de mes, probablemente te has enterado ya de la subida del precio de la vida (en general) cada vez que empezamos año. De hecho, ya deberíamos estar acostumbrados, puesto que según los datos del INE publicados recientemente por ‘El País’, el poder adquisitivo de los españoles cayó un 9,2% en los peores años de la crisis, hasta 2013. La bajada de los precios en los dos ejercicios siguientes mejoró un poco este porcentaje, hasta situarlo en un 6,2% a cierre de 2015, tal y como publica 20 Minutos citando un informe de Adecco. Pero actualmente la mayoría de los sueldos se mantienen congelados y la previsión de la subida del IPC para este año es de aproximadamente un 2%, con lo que las predicciones para el poder adquisitivo de los sueldos este año son a priori poco halagüeñas.

cuesta_febrero_creditoCon eso y con todo, en Kredito24 queremos ofrecerte algunos consejos, inspirados en las recomendaciones de Consumer.es y el libro ‘Pequeño cerdo capitalista: finanzas personales para hippies, yuppies y bohemios’ de Sofía Macías, para que todavía puedas llegar a final de febrero con algo de sueldo sin tener que recurrir, de nuevo, a la tarjeta de crédito.

  1. Controla los gastos. Apunta cuánto has cobrado y cuánto te queda después del paso de la tarjeta de crédito y algunos recibos fijos que se suelen cobrar a primeros de mes. Comprueba si te queda algún gasto mensual por restar y elabora un presupuesto para lo que resta de mes. Aprovecha para fijarte cuánto han subido tus gastos fijos y memorízalo, para no llevarte sorpresas en los meses siguientes.
  2. Celebra San Valentín y Carnaval en modo low cost. No todo lo bueno tiene porqué ser caro, y viceversa. Y si no lo tienes tan claro, echa un vistazo a nuestros post Regalos de San Valentín para todos los bolsillos y Los disfraces baratos para Carnaval más originales, donde encontrarás ideas para no perderte ni uno, ni otro, sin arruinarte en el intento.
  3. Objetivo, llegar a fin de mes. Haz un inventario de cosas que realmente necesitas para sobrevivir lo que queda de febrero y procura no salirte de él a menos que te surja una urgencia. Si te paras a pensar y a apuntar todo el dinero que has gastado durante diciembre y enero en cosas total y absolutamente superfluas, verás en menos de un minuto todo lo que podrías ahorrar solo con renunciar a ciertos caprichos.
  4. Planifica menús semanales. Si organizas por adelantado todo lo que vas a comer durante la semana, será más difícil que acabes tirando comida y, por tanto, dinero. Hazte una carta y compra según lo que necesites para cocinar tu menú diario. Y si puedes, visita distintos establecimientos y compara precios. Tu bolsillo lo agradecerá.
  5. Controla el consumo de energía. Las desorbitadas subidas del precio de la luz con las que nos ha sorprendido el nuevo año están convirtiendo la electricidad en un bien accesible para cada vez menos bolsillos. En lo que va de enero y febrero, la luz ha alcanzado precios récord dependiendo de la franja horaria en la que se consumiese. Esto es: a mayor demanda, más caro, y por nuestras costumbres esto significa que el precio de la luz sube paulatinamente desde las 13:00 horas hasta aproximadamente las 00:00, momento en el que experimenta su mayor descenso hasta las seis de la mañana siguiente, hora en la que vuelve a empezar a escalar. En tarifadeluz.com podemos encontrar actualizado cada día y por horas el precio del kilovatio, lo que nos permite poner la lavadora, el lavavajillas o planchar evitando los momentos en que es más cara.
*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.

Guardar

Guardar

Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Solicita tu préstamo