Cómo el término Fintech ha cambiado tu día a día

fintech

A estas alturas, ya habrás escuchado la palabra Fintech en más de una ocasión y seguro que has usado alguna, sin a lo mejor ser consciente de ello. Porque las Fintech no son otra cosa que las tecnologías financieras (financial technology) o, dicho de otra manera, las nuevas tecnologías aplicadas a la industria de servicios financieros. Es decir, al pagar con una tarjeta de crédito o al hacer operaciones a través de la aplicación de algún banco se está haciendo uso de una Fintech.

Aunque el término se asocia hoy en día a startups financieras y es relativamente reciente (según Marc Hochstein en un artículo para American Banker lo acuñó la empresa Citicorp –hoy Citigroup– en los años 90), la historia de las Fintech se remonta unas décadas atrás. Franck McNamara plantó la primera semilla en los 50, cuando la primera tarjeta de crédito de la historia, Diners Club, que permitía pagar en restaurantes de Nueva York.

Años después, a mediados de los 60, Barclays ofreció a sus clientes retirar dinero de una máquina, Automatic Teller Machine (ATM), poniendo en marcha el primer cajero de la historia. El resultado fue que evitó las colas en las oficinas, a la vez que daba libertad a sus usuarios para sacar dinero de sus cuentas a cualquier hora.

El término Fintech surgió en los años 90 cuando Internet empezó a cambiar nuestras vidas para siempre

La entrada de la tecnología en las impresas financieras fue paulatina hasta la década de los 90, época en la que la irrupción de Internet cambiaría el mundo para siempre. En el ámbito de las finanzas, el e-commerce y los pagos electrónicos aceleraron la implantación de las nuevas tecnologías en las empresas del sector. Bloomberg o Paypal fueron algunos de los pioneros.

Con el cambio de milenio y la entrada en escena de las primeras startups ligadas al sector, pero sin relación previa con él, las Fintech cambiaron las normas del juego para siempre.

Las Fintech en tu vidaFintech

En el siglo XXI surgen nuevos modelos de negocio dentro del ámbito financiero que aceleran la implantación de las nuevas tecnologías en la banca tradicional. Con el objetivo de cubrir necesidades que hasta la fecha nadie había atendido y con Internet como soporte, surgen iniciativas online como las plataformas de crowfunding, que permiten financiar proyectos de todo tipo a través de la aportaciones económicas de numerosos inversores particulares, o las empresas de minicréditos, que facilitan dinero fácil y rápido en situaciones a las que los bancos no llegan.

Tal y como apunta el diario económico ‘Expansión’, más de 400 compañías Fintech “se han hecho un hueco en el mercado español, lo que nos convierte en el país con más Fintechs por habitante”. Y la tendencia es al alza.

En España operan ya más de 400 Fintech

Entre otros beneficios, las Fintech han reducido los tiempos y los procesos para el cliente, que ya no tiene que desplazarse físicamente hasta una oficina de la entidad financiera para hacer una operación simple, como una transferencia. Además, con la aparición de empresas de microcréditos es posible conseguir préstamos rápidos para situaciones inesperadas, como la que se vive actualmente en todo el mundo con la crisis del coronavirus.

En Kredito24, por ejemplo, puedes conseguir créditos online desde 75 euros hasta 750, de forma rápida y segura, sin moverte de casa. Solo necesitas un dispositivo con conexión a Internet y tendrás el dinero en tu cuenta en minutos, sin tener que moverte y sin tener que hacer engorrosos trámites burocráticos. Y sin dar explicaciones de la finalidad del dinero.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.