Indemnización por despido: a qué tienes derecho

indemnización_por_despido

Siempre que finaliza una relación laboral se tiene derecho a finiquito, pero no a una indemnización por despido. Ésta puede ser mayor o menor dependiendo de si tu despido es improcedente u objetivo, respectivamente, e incluso nula si es un despido disciplinario. En el blog de Kredito24 te explicamos qué es el finiquito y qué es la indemnización y a qué más tienes derecho (o no) si te despiden.

Lo primero que tienes que saber es que la empresa tiene que comunicarte el despido por escrito, explicando los motivos que han provocado ese desenlace, y que tienes derecho a la presencia de un representante del comité de empresa, si lo hubiera. Con la carta de despido, la empresa debe facilitarte los documentos de cotización (que se te pedirán si vas a la solicitar la prestación por desempleo) y un documento con la liquidación de las cantidades que se te adeudan, que es lo que se conoce como finiquito.

La indemnización por despido no es un derecho de todo trabajador y nunca debe estar incluida en el finiquito, que sí lo es

El finiquito incluye el salario de los días trabajados del mes en curso, las vacaciones no disfrutadas y la parte no pagada de las pagas extras (y bonus si los hubiera). Se abona en todos los casos de despido, no como la indemnización, que es un derecho que solo se tiene en algunos supuestos. La parte del trabajador pasa por firmar ese finiquito, que acredita por escrito que la relación laboral ha terminado, “aunque no se trata de un punto obligatorio”, explican en laboris.net.

Indemnización por despido: en qué casos y cuánto te corresponde

No tienes derecho a indemnización por despido cuando el cese de la relación laboral se produce por la dimisión del propio trabajador, por mutuo acuerdo, por finalización de contrato o si es un despido disciplinario (por incumplimiento de contrato). Los supuestos de este último están contenidos en el Estatuto de los Trabajadores o en el Convenio Colectivo y distinguidas como infracciones leves, graves y muy graves.

indemnización_por_despido_firma

En cambio, sí tienes derecho a compensación económica en los siguientes casos:

  • Indemnización por despido improcedente: Antes de la reforma laboral de febrero de 2012, introducida por el Real Decreto-ley 3/2012, se calculaba en base a 45 días de salario al año, con un máximo de 42 meses. Tras el Real Decreto, la indemnización por despido improcedente se queda en 33 días por año, con un máximo de 24 meses. Así, un trabajador con una antigüedad anterior a febrero de 2012 tendrá que ser indemnizado con 45 días de salario por año trabajado hasta esa fecha y 33 días a partir de ella. Aunque en este caso también puede ocurrir que la empresa prefiera readmitir al trabajador en lugar de pagar la indemnización y entonces se consideraría despido nulo.
  • Indemnización por despido objetivo: Se calcula a razón de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades. Este tipo de despidos es aquel que se produce debido a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, que quedan recogidas en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores. En función de las cuestiones que alegue el empresario, el trabajador podrá reclamar la indemnización por despido improcedente impugnándola y dejando en mano del juez la decisión final. Según explican en laboris.net, si el despido objetivo se produce porque se han modificado las condiciones de trabajo, “también se pagarán 20 días anuales pero con un máximo de nueve mensualidades”.
  • Indemnización por despido por circunstancias de la producción, obra o servicio determinado. Se suele dar en las empresas de trabajo temporal y se calcula en base a ocho días por año trabajado, según laboris.net, con un máximo de 12 días por año.

La indemnización por despido improcedente se calcula, tras la reforma laboral de 2012, a 33 días por año trabajado y la del despido objetivo, a 20 días por año

Finalmente, cabe destacar que una indemnización por despido legalmente establecida nunca debe estar incluida en el finiquito y además está exenta de cotizar y tributar. En Internet existen varias herramientas para calcular una indemnización por despido; una de las más recientes tiene una fuente oficial: el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). En ella puedes calcular tu indemnización por despido introduciendo las fechas de inicio y finalización de la relación laboral y el salario bruto, prorrateando las extras si las hubiera. La cuantía de la indemnización por despido dependerá del salario del trabajador, de su antigüedad en la empresa y de sí es un despido objetivo o improcedente.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.