En qué invertir tus ahorros: 10 ideas que te darán más

invertir tus ahorros

La gran crisis que ha atravesado España durante la última década ha convertido el ahorro de los hogares en uno de los índices fundamentales para diagnosticar cómo se está desarrollando la laboriosa tarea de la recuperación económica de nuestro país, cuya gran asignatura pendiente es que las buenas cifras macroeconómicas se trasladen sin demora a la realidad microeconómica, la del ciudadano de a pie.

En la estadística más reciente podemos encontrar datos para todos los gustos sobre la capacidad de las familias para poder tener un ‘colchón’ financiero. Por ejemplo, según el INE, en su estudio Cuentas Trimestrales no Financieras de los Sectores Institucionales -correspondiente al segundo trimestre de este año-, la tasa de ahorro de los hogares se sitúa en el 6,5%. O lo que es lo mismo, por cada 1.000 euros que ingresan en casa, sólo pueden ahorrar 65 euros.

Más optimismo refleja la V Encuesta sobre la Jubilación y los hábitos de Ahorro del Instituto BBVA de Pensiones, el porcentaje de españoles que consiguen ahorrar la mayor parte de los meses ha pasado en los últimos años del 45% al 55%, con una media de ahorro mensual de 314,8 euros.

Según el Instituto Nacional de Estadística, de cada 1.000 euros que ingresa un hogar, se destinan al ahorro 65 euros

Si estás entre los afortunados que disponen de ahorros, tal vez te interese conocer 10 alternativas de inversión que te permitan rentabilizar ese dinero, que aunque sea un colchón financiero, no tiene por qué quedarse debajo del colchón de tu cama.

Dónde invertir tus ahorros

  • Cuenta remunerada: es un tipo de cuenta bancaria que ofrece más rentabilidad, más intereses, que la tradicional cuenta de ahorros. En los últimos años se han puesto de moda porque, además de poder extraer los fondos fácilmente y en muchos casos sin comisiones, permiten domiciliar recibos. En la actualidad, las mejores cuentas remuneradas del mercado ofrecen intereses de hasta el 5% anual.
  • Deuda Pública: Los bonos y obligaciones del Estado son  valores que emite el Tesoro, y cuya inversión es superior a los 2 años. El mínimo de inversión es de 1.000 euros. Se trata de una alternativa para ahorradores pacientes, pero muy segura, aunque su rentabilidad es menor que la del sector privado.
  • Bonos y obligaciones de empresas privadas: hay grandes compañías (Telefónica, Ferrovial) y bancos (Santander, BBVA) que, para financiarse, emiten productos de renta fija, como bonos y obligaciones. Son los denominados productos de renta fija que ofrecen mayor seguridad que los productos de renta variable.
  • Acciones: es el principal producto de la denominada renta variable y puede alcanzar altas rentabilidades por el aumento de la cotización de la empresa que emite las acciones, aunque también conlleva riesgos. No en vano, desde la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), señalan que “la principal característica de los productos de renta variable es que en el momento de la adquisición no se conoce su posible rendimiento futuro”. Por ello, si te decides a invertir tus ahorros en acciones, conviene que cuentes con el consejo de un buen asesor financiero.
  • Fondos de inversión: permiten al ahorrador invertir en diferentes productos, tantos de renta fija como de renta variable, en España o en otros países. A grandes rasgos, hay 2 tipos, los de inversión mobiliaria, que invierten el dinero de los ahorradores en activos financieros; y los de inversión inmobiliaria, cuyo principal foco de inversión son los inmuebles destinados al alquiler.
  • Fondos garantizados: este tipo de producto bancario se caracteriza porque el ahorrador cuenta con la garantía de que, a partir de un determinado plazo, no perderá su inversión inicial, aunque la rentabilidad no haya sido la deseada.
  • Vivienda: Si tienes unos ahorros considerables, quizás puedas aprovechar los bajos precios que todavía conserva el mercado inmobiliario español para comprar una vivienda que después puedas destinar al alquiler.
  • Crowdfunding: ligado al desarrollo de nuevas posibilidades que ha traído internet consigo durante la última década,  uno de los productos más innovadores de los últimos años para el pequeño inversor. Consiste en formar parte de una inversión colectiva para financiar proyectos empresariales de vanguardia, generalmente empresas emergentes ligadas a las nuevas tecnologías (start-up).

Para los que piensan en el futuro a largo plazo

invertir tus ahorrosHemos dejado para el final de este post dos productos de inversión especialmente destinados a aquellos ahorradores que quieran contar con una mayor seguridad financiera de cara al momento en el que llegue su jubilación y disfrutar, así, de un complemento a las pensiones públicas:

  • Planes de pensiones: se trata, generalmente, de un producto bancario, que posibilita contar, en el momento de la jubilación, con un ahorro estimable, por la suma del capital aportado y los intereses. Según su tipología (renta variable, renta fija o renta mixta) tienen más o menos nivel de riesgo y de rentabilidad.
  • Plan de jubilación: A diferencia del plan de pensiones, el plan de jubilación es una especie de seguro de jubilación, aunque con menos rentabilidad. Las aportaciones periódicas del ahorrador le permitirán en el futuro poder recibir una renta mensual. En algunos casos, por incapacidad, se puede retirar todo el dinero aportado, según las condiciones del plan.

¿Cuál de estas alternativas para invertir tus ahorros te convence más?  Si por el contrario, no cuentas con ahorros y te surge un imprevisto o necesidad, siempre podrás recurrir a un préstamo rápido.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.