09/04/2015

Llegó el momento de pagar los peajes en Portugal

“En Portugal los peajes no se pagan”. Una creencia extendida entre todos los ciudadanos españoles que viajan al país luso es que no tienen que detenerse a abonar ninguno de los peajes que abundan dentro de las fronteras de nuestros vecinos. Y es que su moderno modelo de autopeajes, en el que en ningún momento el vehículo encuentra la obligación física de pararse para pagar el coste de su circulación, hace que muchos se salten a la torera el abono del precio.

Durante años las multas han sido escasas y, según un mito popular, los registros de los radares de control instalados en toda la geografía de Portugal no emiten las sanciones correspondientes de los coches que no son oriundos de dicho país. La verdad es que así ha sido durante los pasados 5 años, desde la instalación de este moderno modelo de cobro, pero esto está cambiando. El pasado mes de septiembre, las autoridades portuguesas anunciaron que se revisarían los registros de coches que pasaron por todos sus puntos de control sin abonar el importe y se emitirían las correspondientes sanciones. Esto, sin embargo, tampoco ha dejado de ser una declaración de intenciones que aún no ha tenido reclamaciones reales.

Las sanciones que se emiten en Portugal para los conductores que hayan sido descubiertos viajando sin haber abonado el coste del peaje son de 10 veces el importe del tramo que se haya registrado que hemos viajado sin pagar. Es decir, por ejemplo, que en un trayecto desde la frontera de Salamanca hasta las costas más cercanas de Portugal, en Aveiro, el coste del peaje es de unos 18 euros, por lo que si fuéramos parados por la policía autóctona el coste de la multa que deberíamos pagar sería de 180 euros.

Pero, si decidimos ser legales y pagar, ¿cómo lo hacemos?

Como ya hemos comentado antes, los sistemas de peaje en Portugal nada tienen que ver con España, no existe la garita en medio del trayecto en la que podamos abonar el importe, sino que está todo mucho más automatizado. Estos son los sistemas de pago posibles:

Easy Toll

Peaje-portugal

Se trata de, a priori, la forma más sencilla. Apenas hay que registrarse en la página web www.portugaltolls.com y asociar tu matrícula a la tarjeta bancaria que utilices. Los peajes establecidos por los que pases se te cargarán directamente en la tarjeta, convirtiendo a esta solución de pago como la más simple a la hora de viajar al país vecino y utilizar sus autopistas.

Toll Card

El formato prepago. Se trata de una tarjeta cargada previamente con montantes que van desde los 5 euros hasta los 40, tarjeta que previamente deberá ser activada a través de un sms. Podremos consultar el saldo en la página web www.tollcard.pt y podrá ser adquirida en las oficinas de correo portuguesas, en las áreas de servicio o en la página web anteriormente comentada.

Toll Service

Con un coste fijo de 20 € podremos utilizar todas las autopistas que deseemos durante los tres días que dura dicho servicio. Se trata de la forma de pago más económica si lo que queremos es viajar un fin de semana sin tener que preocuparnos más por el tema de las autopistas.

Vía Verde

Uno de los sistemas más complejos, pero muy económico si viajamos con mucha asiduidad durante un periodo definido a territorio portugués. Se basa en el alquiler del dispositivo temporal Vía Verde Visitors (con un coste de 6€ durante la primera semana y de 1,5€ las posteriores, sin olvidar la fianza reembolsable de 27,5€). Se abona en función del uso, tiene 90 días de validez y siempre con cargo directo a nuestra tarjeta.

Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Solicita tu préstamo