Llevar una alimentación sana: ¿es muy caro?

alimentacion sana

Con la entrada en el mercado de los productos ‘bio’ y ‘eco’, con precios más elevados que los considerados alimentos ‘normales’, se ha extendido la creencia de que llevar una alimentación sana es caro.

Para nada.

Sí es cierto que alimentarse a base de productos ‘bio’ y ‘eco’ puede costar una fortuna, especialmente si lo comparamos con alimentos ultraprocesados, pero eso no significa que llevemos una alimentación sana y mucho menos completa, con todos los nutrientes que necesita nuestro organismo.

Otra cosa muy diferente es que comer sano sea más ‘costoso’, en tanto en cuanto requiere unos conocimientos mínimos de gastronomía y, sobre todo, de cocina. Para muestra, un ejemplo muy claro: por 3 euros que cuesta un plato de lentejas preparado de unos 250 gramos en supermercados Carrefour, podemos comprar un kilo entero de lentejas, una cebolla, una zanahoria (o más), un ajo y dos pimientos para prepararlas. Y obtendríamos cinco veces más cantidad que la del envase precocinado. Y probablemente más sano.

Por 3 euros que cuesta un plato de lentejas preparado de unos 250 gramos en supermercados Carrefour, podemos comprar un kilo entero de lentejas, una cebolla, una zanahoria (o más), un ajo y dos pimientos para prepararlas

Pero tendríamos que invertir tiempo. Y no todo el mundo puede permitírselo. Por lo que es más fácil recurrir a unas albóndigas precocinadas que prepararse unas, o comprarse una bolsa de bollos para merendar en lugar de hacer una macedonia de frutas. Que en este último caso sí, se venden hechas, pero son más caras que alimentos elaborados a base de grasas saturadas.

El resultado es que nuestras cinturas son más anchas que hace un siglo y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 2.000 millones de adultos sufren sobrepeso, de los cuales más de un cuarto, en torno a 650 millones de personas, tienen obesidad.

Llevar una alimentación sana sin arruinarse es posible

Cierto es que los precios de los pescados, las carnes y los lácteos siguen una tendencia al alza de un tiempo a esta parte, pero también es verdad que dentro de estos grupos de alimentos existen diferentes rangos y se pueden encontrar variedades asequibles.

Alimentación sanaEn la misma línea, las modas de los ‘súper alimentos’ ha propiciado también que algunos productos cotidianos se hayan convertido en productos gourmet, pero una alimentación sana va más allá de los aguacates (que depende donde pueden llegar a costar hasta 7 euros el kilo) y las semillas de chía (pueden alcanzar los 8 euros por 300 gramos).

Las lentejas, los garbanzos, el lomo de cerdo, el salmón y los yogures son productos asequibles en términos económicos y resultan imprescindibles para llevar una alimentación sana. Obviamente, no son tan económicos como la pasta o el arroz, pero aportan a nuestro organismo proteínas y otros nutrientes que los hacen mucho más saludables.

En el peor de los casos, cuando la situación económica es más apretada que ajustada, se puede optar por alimentos congelados o en conserva, que aunque no tienen el mismo sabor que los frescos mantienen todas sus propiedades y sus precios son más bajos.

Los alimentos congelados o en conserva ayudan a mantener una alimentación sana, pues mantienen todas sus propiedades

En la era de Internet, además, es fácil encontrar consejos y recetas de profesionales como la periodista y escritora gastronómica británica Jack Monroe, activista contra la pobreza, en cuyo blog y libros demuestra que comer sano es compatible con gastar poco.

En este plan de alimentación sana resulta imprescindible evitar los menús fuera de casa, especialmente las comidas rápidas que suelen disfrazar su sabor real con glutamato monosódico, que además acaban saliendo más caras. Si no quedara más remedio que comer fuera, siempre es más recomendable invertir un poco más y garantizarse una comida sana, que intentar ahorrar a costa del bienestar de nuestro organismo.

No obstante, para estas situaciones inevitables (comidas de negocios, reuniones con amigos, visitas inesperadas) puedes recurrir a un préstamo urgente de Kredito24, desde 75 euros hasta 750 euros, que se solicitan de forma rápida y segura por Internet, para que nada te impida alimentarte de la forma más sana posible.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.