Los 5 pueblos más bonitos de España para conocer en verano

España es un país repleto de rincones con encanto que, a menudo, desconocemos. Estamos acostumbrados a visitar las capitales y, a la hora de hacer turismo, solemos dejar los pueblos en un segundo plano, a pesar de lo mucho que tienen para ofrecernos. El verano es la época perfecta para cambiar esta tendencia y conocer algunos de los pueblos más bonitos de España. La estancia podrá ser más económica y, si necesitas una pequeña ayuda para tu viaje, puedes olvidarte de esperas y reservar tus vacaciones de verano con un minicrédito.

A continuación, en Kredito24 te mostramos cinco de los pueblos más bonitos que puedes descubrir este verano. ¿Cuál te apetece a visitar primero?

1. Mojácar

Este pueblecito del levante de Almería es uno de los rincones más bonitos de toda Andalucía. Es mundialmente conocido por sus casas pintadas de blanco y arremolinadas sobre un cerro de la Sierra de Cabrera que forman una estampa digna de fotografiar a cualquier hora del día.

Sus 17 kilómetros de costa hacen de Mojácar un enclave ideal para disfrutar del mar y de deportes acuáticos como vela, submarinismo, surf… Además, varias de sus playas han sido distinguidas con la famosa bandera azul, que reconoce la calidad del agua y de los servicios e instalaciones de la zona.

2. Santillana del Mar

La historia de Santillana del Mar, en la costa cantábrica, se remonta miles de años atrás, a nuestro pasado prehistórico. Su inmejorable situación geográfica llevó a los humanos de hace más de 15.000 años a elegir estas tierras como su hogar, y desde entonces no lo han abandonado. No en vano, Santillana atesora las pinturas prehistóricas más valoradas del territorio peninsular. Y es que, ¿quién no ha oído hablar de la cueva de Altamira?

Pero no todo es pasado. La Villa de Santillana ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico, y se ha convertido en un lugar de reunión y en un centro cultural que no deja de mirar al futuro. Sus palacios y conventos, sus  monumentales parques y jardines y su proximidad a la costa siguen sumando los reclamos de una localidad que tiene tanto que ofrecer al viajero que siempre le lleva a despedirse con la sensación de dejarse algo por visitar.

3. BesalúBesalú

Este pequeño pueblo de la provincia de Gerona enamora a primera vista por su encanto medieval y su gran valor urbanístico y arquitectónico, que nos permite interpretar muchos rasgos del trazado de las ciudades en la Edad Media.

El impresionante puente de entrada a la ciudad, sus baños judíos, el antiguo hospital de peregrinos, su monasterio románico y la sala gótica del Palacio de la Curia Real bien merecen una visita este verano.

4. Hondarribia

Situado junto a la desembocadura del Bidasoa, frontera natural entre Francia y España, este pueblecito vasco destaca tanto por su colorida arquitectura como por su rica gastronomía. Ofrece playa y naturaleza, tradición y diversión, y un casco histórico que llama la atención por sus casas tradicionales y su laberinto de estrechas calles adoquinadas. Este verano no te lo puedes perder.

5. Morella

Morella

Al norte de la provincia de Castellón, casi rozando con Cataluña, nos encontramos un pueblo rodeado de murallas centenarias y coronado por un imponente castillo. Hablamos de Morella, una localidad  reconocida con el premio Patrimonio por las ciudades Patrimonio de la Humanidad y declarada también Conjunto Histórico-Artístico. Razones no le faltan: su bella Iglesia Arciprestal, sus numerosas iglesias y ermitas, su antiguo acueducto gótico, sus casas solariegas y sus cuevas prehistóricas de Morella La Vella completan el abanico de monumentos de Morella que vas a querer descubrir este verano.

Guardar