19/08/2015

Los trucos de nuestros abuelos para ahorrar

Dicen que ya está todo inventado y, en cuestión de consejos para ahorrar, puede que sea cierto. Y es que, por muchos años que pasen, los trucos que empleaban nuestros abuelos para gastar un poco menos cada mes siguen estando muy al día. Aprovechar toda la comida de la nevera, planificar los menús de la semana, hacer la compra cada día o cada dos días… En Kredito24 te los contamos todos y te mostramos cómo puedes trasladarlos a tu día a día ¡Empieza a ahorrar desde ya con los trucos de toda la vida!

Consejos que te darían tus abuelos para gastar menos

Estos son algunos de los consejos de nuestros abuelos que hemos recopilado para ti:

  • Consejos que te darían tus abuelos para gastar menosAprovecha toda la comida de la nevera: Nos hemos acostumbrado a tirar a la basura esos alimentos que van quedando ‘descolgados’ y terminan estropeándose en la nevera. Sin darnos cuenta con ellos tiramos, cada semana, varios euros o varios céntimos que podrían venirnos muy bien para emplearlos en otras cosas. Sin embargo está en nuestra mano evitarlo: antes de que la comida se estropee, echa un vistazo a las sobras y busca recetas que te permitan aprovecharlas: Nuestras abuelas sabían mucho de eso: si sobraba pollo, hacían croquetas; si sobraba arroz, preparaban caldo con arroz… En internet encontrarás numerosas recetas de aprovechamiento gracias a las cuales ya no tendrás que tirar nada.
  • Planifica los menús semanales: Siéntate un día a la semana con una libreta y un bolígrafo y planifica lo que vas a comer y a cenar cada día. Organizándote de esta forma, tendrás claro qué necesitas comprar cuando vayas al supermercado y no te llevarás a casa alimentos a los que no vas a sacar provecho.
  • Compra los productos frescos al día: Es mejor comprar poco pero con frecuencia, que comprar mucho de una sola vez. Las abuelas preferían hacerlo así para evitar que los alimentos frescos se estropearan por culpa del calor o de las condiciones de almacenamiento y no les faltaba razón. Quizás te resulte difícil compaginar la compra diaria con tu trabajo o con tus estudios pero intenta que, al menos, los productos frescos como la fruta o la verdura no tengan que permanecer demasiados días en la nevera o en el frutero desde el momento de la compra.
  • Cocina tú mismo: Puede parecer obvio, pero la cocina casera es mucho más barata que los platos precocinados y, desde luego, muchísimo más sana. Olvídate de comprar comidas preparadas y cocina tú mismo los platos que te apetece comer. Si no dispones de tiempo para cocinar cada día, puedes aprovechar el fin de semana para preparar tus menús y congelarlos. De esta manera, durante la semana solo tendrás que preocuparte de sacar cada tupper el día antes para que, cuando llegues de clase o del trabajo, ya solo tengas que calentarlo.
  • En invierno, aprovecha el horno como fuente de calor: Cuando uses el horno para cocinar algo durante los meses de frío, aprovecha el calor residual que desprende para calentar la casa. Solo tienes que abrir bien la puerta del horno y apagar la calefacción o la estufa de casa durante ese rato para hacer uso de un calor que, de otra forma, se desaprovecharía.
Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Solicita tu préstamo