Los 12 objetivos financieros que debes marcarte este año

objetivos financieros

Que levante la mano aquel que, al igual que en años anteriores, no se haya marcado nuevos objetivos para el que acaba de comenzar. Las promesas para 2018 serán de toda índole, como descubrirás si haces un pequeño sondeo entre tus familiares y amigos: apuntarse al gimnasio para perder esos kilos de más cogidos durante las navidades y lo que no son navidades; dejar de fumar; comer menos comida basura; mejorar el nivel de inglés; sacarse el carnet de conducir; leer más libros; y así hasta el infinito…

La otra cara de la moneda es cuántos mantienen estas metas a lo largo del año: Según un estudio de la Universidad de Scranton (Pensilvania), sólo el 8% de los que se han puesto metas para el nuevo año las cumplen.

Sólo el 8% de las personas que se ponen metas para el año nuevo las cumplen, según una investigación de una universidad de Estados Unidos

¿Pero cuántos se han planteado, con el estreno de año, mejorar en un aspecto fundamental que condiciona de manera fundamental nuestro día a día y, lo que es más importante, nuestro futuro? Nos referimos a la economía doméstica. A lo mejor deberías plantearte que 2018 sea el año de la puesta a punto de tus finanzas personales.

Si has tomado la decisión de hacerlo, te ayudamos con una recopilación de metas que, si pones el empeño necesario, son perfectamente alcanzables para mejorar, en definitiva, tu calidad de vida.

Tus objetivos financieros para 2018

  • Control de ingresos y gastos: No te limites a mirar el saldo de tus cuentas bancarias una vez cada 15 días. Dedicando unos pocos minutos al día, podrás estar al corriente, casi en tiempo real, de las entradas y salidas de dinero, lo que te permitirá tomar decisiones para llegar a fin de mes en mejores condiciones económicas.
  • Haz un presupuesto mensual: Hacer una previsión de tus ingresos y de tus gastos fijos es fundamental para conocer de cuánto dinero puedes disponer para llenar la despensa, dedicar al ocio y descartar los extras a los que tendrás que renunciar si es que no quieres endeudarte. Si haces este ejercicio de enero a diciembre obtendrás ventajas claras en la gestión de la economía de tu hogar.
  • Disminuir el uso de la tarjeta de crédito: Este objetivo se deriva del anteriormente mencionado, pues el uso indiscriminado del dinero de plástico conlleva el pago de intereses que pueden incrementarse de forma considerable en caso de retraso en su abono, amén de otros gastos asociados que incluyen el contrato de algunas tarjetas de crédito del mercado.
  • Objetivos financierosHaz la compra siempre con una lista: da igual que vayas a la tienda de la esquina, al mercado tradicional de toda la vida, al súper o a una gran superficie. Llevar una lista con todo lo necesario y ajustarse estrictamente a lo que tenemos apuntado nos evitará hacer compras innecesarias. Y otro consejo: sé fuerte frente a las estrategias del marketing en punto de venta.
  • No retrasar el pago de préstamos: abonar el importe de tus cuotas de préstamos dentro del plazo establecido es fundamental para llegar a final de mes en buenas condiciones.
  • Paga tus facturas a tiempo: La planificación de tus gastos e ingresos incluye, por supuesto, contar en tu cuenta bancaria con dinero suficiente para que las facturas de tus gastos domésticos se paguen en plazo sin problemas. De lo contrario, hay compañías que pueden aplicar recargos que se pueden comer el ahorro que hayas conseguido por otros medios.
  • Logra pequeños ahorros en el día a día: De algo pequeño puedes hacer algo muy grande. La suma de gestos aparentemente insignificantes pueden resultar muy beneficiosos a largo plazo. Por ejemplo, utiliza tapers para congelar la comida que has cocinado de más y disfrutarla otro día; dúchate en lugar de bañarte para gastar menos agua; o utiliza menos el coche para tus desplazamientos más cortos.
  • Busca aliados financieros en las nuevas tecnologías: Internet y la telefonía móvil han revolucionado también la manera de gestionar nuestro dinero, más allá de la banca online. En el mercado hay numerosas apps que te ayudarán a gestionar mejor tu dinero, como Fintonic, iGasto o MoneyWiz.
  • Hazte un plan de pensiones o jubilación: Quizás 2018 sea el año idóneo para pensar en el futuro a largo plazo, comenzando a invertir en un complemento de tu pensión de jubilación futura, pues las perspectivas no son las mejores del mundo. Recientemente, la OCDE advirtió de la complejidad que tendrá el sistema de pensiones en España en 2050, año en el que, según las previsiones de esté organismo supragubernamental habrá 77 jubilados por cada 100 habitantes. Es decir, el importe medio de las pensiones públicas futuras será menor que la media actual. Un plan de pensiones o un plan de jubilación pueden suponer, en el momento en el que te jubiles, la diferencia entre llegar o no a fin de mes.
  • Reducir el consumo innecesario de energía: En un año que comienza con fuertes incrementos en el precio de la electricidad y el gas, lo mejor que puedes hacer es poner en marcha prácticas que te permitirán reducir el consumo de luz -uso de bombillas de bajo consumo, desenchufar aparatos que no estés usando- y del butano o gas natural, sobre todo en invierno periodo en el que tenemos más tentación de derrocharlo para mantener la casa caliente.
  • Mejorar tu educación financiera y la de los tuyos. La principal causa de la gente que suele gestionar mal su economía tiene que ver con su escasa formación sobre la economía del día a día. Es un problema que está muy extendido y que amenaza con ir a más, si nos atenemos a lo que dice el último Informe PISA: España suspende en educación financiera. Hay múltiples formas de mejorar tu cultura financiera: leer la prensa económica de vez en cuando y libros de autoayuda económica, o sacar provecho del universo de recursos que ofrece internet, como vídeos de Youtube, blogs o diccionarios financieros.

La educación financiera es muy deficiente en España, tal y como refleja el último Informe PISA

  • Crear una hucha para situaciones urgentes: Si aplicando algunos de los consejos mencionados anteriormente consigues ahorrar algo de dinero a fin de mes, una buena medida es destinar parte de ese ahorro a crear una especie de fondo de contigencia, que te permitirá hacer frente a situaciones inesperadas y urgentes, como la avería de un coche, un gasto médico imprevisto o la sustitución de un electrodoméstico. Si aún así, te hiciera falta un dinero extra, siempre puedes pensar en las ventajas de los préstamos rápidos, como los de Kredito24.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.