30/12/2014

Paga menos en la calefacción: Consejos para ahorrar y mitos que ahorran

La semana pasada escribimos un artículo para ahorrar en la factura de la luz y sobre la estructura de la nueva reforma del Gobierno. En esta ocasión queremos contaros sobre aquéllos mitos para ahorrar en la calefaccalgunos consejos sobre como ahorrar en la calefacción y contaros sobre aquéllos mitos para ahorrar pero que en realidad son sólo eso, mitos.

1. Cada grado cuenta. El calor aletarga, relaja y hace creer al cuerpo que siempre necesita más. Por eso es mejor no malacostumbrarlo, estará igual de bien con 20º que con 25º, y la factura lo notará. Expertos de Repsol explican que «cada grado de incremento sobre la temperatura indicada supone entre un 5% y un 7% más de consumo en la factura». Por eso lo más aconsejable es encender la calefacción a partir de mediodía y mantenerla en la misma temperatura (por ejemplo 20º), hasta que os vayáis a dormir.

2. Reflejar el calor. La OCU propone una solución sencilla y práctica para ahorrar: colocar paneles reflectantes de calor tras los radiadores. Esta medida permite un ahorro en calefacción de entre el 10% y el 20%. Los reflectantes de calor son láminas flexibles, con una fina capa de espuma aislante y una superficie metálica, habitualmente plateada. El calor ‘rebota’ en su superficie evitando que se difunda a la pared y lo concentra sobre el radiador que tiene delante. Cinco láminas, que son suficientes para cinco radiadores estándar,cuestan unos 40 euros, incluyendo rollos de cinta adhesiva e instrucciones. Pero esta medida nos permitiría tener amortizado el desembolso desde el segundo mes.

3. Canalizar el calor. El calor debe fluir por la calefacción. Por eso es importante que no encuentre obstáculos a su paso. Debemos mantener abiertas las puertas en las habitaciones en las que queremos que entre el calor y cerradas aquellas en las que no para que no se escape el calor. También es aconsejable evitar la colocación de muebles grandes enfrente de los radiadores ya que absorben el calor. En cambio, es recomendable colocar un estante sobre el radiador, ya que así se proyecta le calor hacia abajo.

4. Mantenimiento y limpieza. Para un funcionamiento óptimo es importante que los sistemas de calefacción estén limpios y en buen estado. Según expertos de la OCU los radiadores tienen que purgarse al comienzo de la temporada, en otoño, para que no tengan aire dentro. Al acabar con el aire sobrante en el circuito, se evitarán los ruidos al arrancar el sistema y se logrará un consumo más eficiente. Para hacerlo solo hay que girar la válvula de purgado, con la caldera apagada y con un recipiente para que caiga el agua. Cuando el aire acumulado deje de salir, pude volverse a cerrar. Además, de acuerdo con la organización de consumidores un buen mantenimiento de la caldera puede ahorrarte hasta un 15% al año.

5. Aprovecha el sol. Durante el día, el sol calienta la casa de forma completamente gratuita, por lo que es importante mantener las persianas y las cortinas abiertas y cerrarlas al caer la tarde.

6. Usar la imaginación: Con mucha imaginación y muy poco dinero es posible calentar una habitación. En el siguiente vídeo os mostramos como hacer la estufa más barata del mundo con unas cuantas velas y un par de maceteros. Esto nos permitirá tener una habitación caldeada y acabar con las facturas desorbitadas.

http://www.youtube.com/watch?v=Goby5SlUZPc

Por otra parte, hay consejos que nos llevan a engaño, creencias populares que resultan falsas, algunas de ellas muy extendidas a día de hoy. Estos son algunos de los mitos que no debes seguir.

1. Apagar la calefacción sale caro o consume más que una temperatura constante. Este mito está especialmente extendido. Aunque al encenderla tendremos un pico de gasto, a la larga el ahorro se nota y merece la pena. Bajar la temperatura a 16ºC durante la noche supone ahorrar un 13% respecto a mantener la calefacción encendida a 20ºC.

2. El calor apenas se escapa por las ventanas. Hay quien cree que el calor que se pierde por las ventanas apenas se nota en la factura si están bien cerradas y son pequeñas. La realidad es diferente: una cuarta parte de la energía producida en los hogares se destina a cubrir lo que se pierde por las rendijas de las ventanas. Sin embargo, ésta puede suponer entre el 25 y el 30% de la calefacción gastada. El doble cristal puede reducir estas pérdidas en un 50%.

4. Las “lucecitas rojas” no gastan. Mantener los aparatos en modo espera (standby) supone hasta un 15% de la energía que consumiría este aparato si estuviese encendido. Tanto es así, que puede llegar a representar el 5% del gasto de energía de una vivienda.

5. Dejar el fluorescente encendido consume menos. El encendido de estos supone un sobreconsumo, pero de apenas una fracción de segundo, por lo que nunca compensará el hecho de dejarlos encendidos. Lo que sí que debemos destacar de los tubos fluorescentes, a diferencia de los LED, es que hecho de encenderlos y apagarlos en repetidas ocasiones puede acortar su vida. Sea como sea, lo mejor es optar siempre por bombillas de bajo consumo que siempre suponen un ahorro energético.

Y por último recordar cuánto ahorras usando energías renovables. Hasta 875 euros al año puedes ahorrar en la factura de la luz y en otras facturas invirtiendo en energía solar, eólica y térmica.

 

Autora: S. de la Rosa

Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Solicita tu préstamo