Préstamo para el alquiler: cuándo es buena idea solicitarlo

Préstamo para el alquiler

Uno de los efectos inmobiliarios más destacados que tuvo la grave crisis económica que experimentó España durante la última década fue cierto aumento de la opción del alquiler frente a la de la compraventa de vivienda, debido a la decisión que adoptó la banca de cerrar el grifo del crédito para la concesión de hipotecas. Sin embargo, esa difícil coyuntura no ha logrado invertir los porcentajes del régimen de tenencia en nuestro país. En 2017, según la Oficina de Estadística de la Unión Europea (Eurostat), España sigue liderando la vivienda en propiedad dentro de la UE, con un 78,2%. En definitiva, España sigue siendo un país de propietarios.

España sigue liderando la vivienda en propiedad dentro de la Unión Europea, con un 78,2%, según Eurostat

Que sólo un 21,8% del mercado inmobiliario sea de alquiler puede obedecer, entre otras cosas, a que la recuperación económica ha ido acompañada de un aumento incesante en los precios que los caseros cobran a sus inquilinos, con incrementos superiores al 10% en algunos municipios, sobre todo en las grandes ciudades. Tal y como refleja el último informe semestral de EnAlquiler, “el precio medio de la vivienda en alquiler en España es de 1.168€ mensuales (Ene 2018) , lo que supone un aumento del 1,28% respecto al mes anterior”

Este estudio refleja que las 3 capitales de provincia más caras para arrendar son Barcelona, con una media de 1.854 euros por metro cuadrado, Madrid (1.829 €) y Palma de Mallorca (1.604 €); las más baratas, por contra, son Ourense (489 €); Zamora (487 €) y Ciudad Real (450 €).

¿Un préstamo para el alquiler?

Esta subida de precios conlleva que aquellos que se ven obligados a optar por convertirse en inquilinos tengan que echar muchos números, porque hay gastos asociados de iniciar una nueva vida en una vivienda de alquiler de los que no se van a poder librar. En algunos casos, mudarse puede llevar a la necesidad de recurrir a financiación ajena. Al principio, bien para pagar la fianza que exige el propietario, bien para comprar algo de mobiliario o para hacer frente al coste que supone darse de alta en algunos suministros básicos, como la electricidad, el gas natural o el agua corriente. Y, ya instalados, para hacer frente a alguna mensualidad porque haya surgido un gasto extra con el que no se contaba.

Préstamo para el alquilerLlegados a este punto, conviene preguntarse si solicitar un préstamo -estamos hablando de un crédito exprés- para el alquiler es una buena idea. La respuesta es que sólo lo será en la medida en que uno lleve sus finanzas personales de manera responsable y organizada y pida ese crédito porque tendrá, a corto plazo, un ingreso que le permitirá afrontar su devolución, sin necesidad de recurrir a nueva financiación ajena.

Si cumples esos requisito -responsabilidad financiera y solvencia- puedes contemplar con tranquilidad la opción de un préstamo inmediato. Consulta la web de Kredito24 sin ningún tipo de compromiso.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.