¿Conviene pedir un préstamo para pagar deudas?

Ante una situación de endeudamiento acumulado, son muchas las personas que se plantean pedir un préstamo para pagar deudas. Pero, ¿es lo más conveniente? Aquí analizamos a continuación todas las opciones posibles, con el fin de llegar a la conclusión de si pedir un préstamo para pagar deudas es la mejor solución.

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), cuatro de cada 10 españoles llegan justos a final de mes. La tendencia de los sueldos a la baja, las hipotecas que ha dejado la burbuja inmobiliaria y las tarjetas de crédito para un ‘por si acaso’ que acaba siendo más frecuente de lo esperado, son los principales artífices de esta realidad. Pero, ¿es posible salir de una situación así? Sí, por supuesto, y vamos a explicarte cómo.

Los expertos consultados por Kredito24 coinciden en señalar cuatro vías para salir airosos de una situación de endeudamiento. A continuación:

  • Reunificar las deudas: Se trata de unir todas nuestras deudas en un solo préstamo, para que las cuotas sean más bajas. Según el portal inmobiliario Idealista, esto es posible porque “se reduce el tipo de interés de ciertas deudas (por ejemplo, las deudas de tarjetas suelen llevar un tipo de interés del 20-25%, frente al 5-8% de las reunificaciones)”, aunque como contrapartida se alarga fundamentalmente por el alargamiento del plazo de pago. No obstante, la reunificación de deudas tiene una condición obligatoria para hacerla posible: tener una vivienda en propiedad y no tener una hipoteca, ya que para “juntar préstamos de varias entidades, necesitas hipotecar tu vivienda o la de un familiar”, tal y como advierte la misma fuente.
  • Refinanciar las deudas: Es posible tomar este camino si todo lo que debemos es al mismo acreedor, de manera que nos baje la cuota mensual que estemos pagando y amplíe el plazo de devolución. Eso sí: a más tiempo, más intereses, lo que significa que acabarás pagando más por el préstamo a la larga.
  • Acudir a familiares y/o amigos: Puede ser una solución, pero no parece la mejor opción para salir del apuro. Si bien es cierto que los préstamos entre allegados suelen estar libres de comisiones e intereses, también lo es que recurrir a nuestro círculo cercano es hacer pública nuestra situación financiera, y no suele ser un plato de gusto para nadie airear sus miserias. Además, los asuntos de dinero siempre pueden poner en peligro una buena relación familiar o de amistad, por lo que lo más aconsejable si se opta por esta salida es dejar los términos bien claros y a ser posible por escrito. Para una mayor seguridad, y por ende tranquilidad, se puede elevar el préstamo entre conocidos a público contando con la presencia de un Notario que certifique el reconocimiento de deuda.
  • Pedir un préstamo para pagar deudas: No es a priori la solución más recomendable, ya que implica seguir estando endeudado durante más tiempo, pero hay casos en los que un crédito rápido online puede ser nuestro salvavidas. Todo depende de la cantidad que necesitemos y de los términos del préstamo. Si no es mucho dinero pero lo debemos a varios prestatarios, un préstamo inmediato como los que ofrece Kredito24 puede ser una buena opción para quitarse delante el incordio de estar endeudado con varias personas o entidades al mismo tiempo. Puedes solicitar hasta 750 euros desde tu tablet o teléfono móvil sin moverte de casa. Dependiendo de tu banco, el proceso podría estar en cuestión de segundos. Y si entre tus deudas hay un préstamo que cobra comisión por amortización o esta irrisoriamente baja, un préstamo para pagar deudas te aportará por lo menos la tranquilidad de estar pendiente de pagar a un solo prestatario. Ahora bien, si el montante de nuestras deudas es elevado, pedir un préstamo para afrontarlas no haría sino elevar nuestro nivel de endeudamiento y no resolver nada.

Conclusión: pedir un préstamo para pagar deudas no es la mejor salida a una situación de carencia financiera, pero dependiendo de lo que debamos y de si vamos a ser capaces de afrontarlo y ser responsable con él, puede sacarnos de un apuro de un momento dado. Con esto y con todo, lo mejor para quitarnos las deudas de vida es apretarnos el cinturón y ajustar nuestro nivel de vida al de los ingresos que tengamos. Una vez devuelto lo que debemos, viviremos mejor y, por supuesto, mucho más tranquilos.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.