08/10/2015

¿Préstamos en cajeros? Cuidado con caer en la tentación

Si al entrar en tu cajero automático te encuentras con un ofrecimiento de un crédito rápido a través de él, es que estás clasificado por tu banco como un “buen cliente”. Es decir, que tu banco te considera como una persona que cumple una serie de condiciones tras haber realizado un estudio previo de los movimientos de tu cuenta, nóminas, disposiciones de efectivo mensuales, gastos, facturas y demás. Los condicionantes suelen ser muy similares de una entidad bancaria a otra. De esta manera, los clientes susceptibles de recibir un crédito rápido a través de su cajero automático serán avisados de una forma lo más llamativa posible una vez que hayan introducido su tarjeta de crédito. Por lo tanto, no todos los clientes de una determinada entidad bancaria podrán acceder a uno de estos créditos, convirtiéndolos en créditos muy selectivos.

Se trata de una forma sencilla de conseguir dinero en el momento, sin ninguna necesidad de papeleo accesorio y sin tener que ofrecer razones y excusas de forma personal.

Pero, ¿son aconsejables?

Son préstamos que van desde los 300 euros hasta los 12.000 de los más complacientes, aunque el límite más común suele estar en torno a los 6.000 euros. Permiten una financiación de hasta un lustro y cuentan con un alto tipo de interés que va desde el 9 al 12%. A rasgos generales, estas son las condiciones que aceptaremos si lo que pretendemos es obtener ese dinero rápido a través de nuestro cajero automático.

Como información accesoria no suelen tener comisión de apertura, aunque sí que pueden llegar a ofrecer algún tipo de compensación si se reembolsan anticipadamente.

Sin embargo, a pesar de que se trate de una de las formas más sencillas y con menos problemas a la hora de pedir una cantidad de dinero cara a superar momentos de apuro económico, lo conveniente es que nos informemos de todas las alternativas que el mercado nos presenta. Como siempre, aconsejamos que la cautela suele y debe ir de nuestra mano si lo que queremos es no incurrir en problemas de impagos económicos en nuestro futuro.

Y es que existen opciones tan cómodas y con unas condiciones mejores para el que necesita dinero de una forma apremiante.

Internet y su revolución en los créditos rápidos

Internet y su revolución en los créditos rápidosLlegó la sociedad 2.0 y de esta manera llegaron los préstamos a través de Internet. La red de redes ofrece muchas alternativas en lo que a la concesión de dinero sin tener que pasar largas esperas se refiere. La competencia es dura, lo que está haciendo que las tasas de interés se hayan reducido de una forma importante en los últimos tiempos. Y es que la amplia demanda provocada por la crisis acuciante que ha arreciado en nuestro país en los últimos años ha hecho que múltiples plataformas de financiación hayan surgido.

Sin embargo, y siempre que hablamos de dinero es necesario trabajar con entidades de amplia confianza, puesto que de esta manera conseguiremos salvaguardar nuestros ahorros y ganar en tranquilidad.

Progresivamente estas opciones van ganando mucha más presencia en nuestras vidas y cada vez son más los que eligen este modo de obtener el importe necesario. Analicemos las condiciones y las ventajas que tiene elegir una de las opciones más competitivas del mercado en este sector, Kredito24:

  • Créditos personales y nominales: Se trata de conceder una cierta cantidad de dinero a una persona en particular, que será la encargada de devolverla en los cómodos plazos dispuestos y acordados entre la compañía y el cliente. El límite para Kredito24 es de 750€, al tratarse de una alternativa de microcréditos.
  • El límite de crédito aumenta a lo largo del tiempo: Si tras pedir el primer crédito demostramos que somos unos “buenos clientes” y devolvemos este importe en su plazo ,la próxima vez que decidamos o necesitemos un dinero extra, este límite de crédito crecerá de manera sustancial.
  • Rapidez en la llegada del dinero: En menos de 15 minutos el dinero solicitado habrá llegado a nuestra cuenta una vez que hayamos cumplimentado todos los datos que nos pedirán a través de cómodos cuestionarios.
  • Transparencia absoluta en la operación: En todo momento del proceso sabremos cuánto dinero deberemos devolver en función del importe que solicitemos con Kredito24, una plataforma que premia la transparencia absoluta en el proceso y que por eso va ganando adeptos a lo largo del tiempo de una forma rápida y segura.
  • Condiciones de devolución adaptadas al peticionario: La persona que solicita el crédito podrá elegir las cuotas con un gran índice de adaptabilidad a sus necesidades y a sus posibilidades de devolución.
  • Mucho menos excluyente que los créditos en cajeros automáticos: Exigen cumplir muchas menos condiciones que los expedidos en cajeros automáticos, para los que será condición sine qua non ser un buen cliente y haber cumplido durante toda la vida crediticia de una manera impoluta.

 

En definitiva, gracias a esta comparativa que hemos realizado sobre las diferencias en pedir un crédito a través del cajero automático o hacerlo a través de la red, podemos llegar a la conclusión de que la red nos permite muchas más alternativas. La posibilidad de comparar entre diferentes compañías de financiación hará que podamos conseguir unas condiciones más favorables tanto en lo que a intereses como a cuotas se refiere.

No nos debemos dejar llevar por la tentación de pedir un crédito en un cajero sin conocer la oferta que el mercado nos proporciona, ya que esto puede ser contraproducente y, a la hora de tener que pagar las cuotas, nos llevemos sorpresas desagradables.

El conocimiento nos da la llave para no cometer errores.

Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Solicita tu préstamo