Qué es la TAE (Tasa Anual Equivalente)

Tasa_Anual_Equivalente

T.A.E. Tres letras que nos resultan familiares, que vemos siempre ligadas a productos financieros, pero que en el fondo no sabemos lo que es. ¿Y qué es la T.A.E.? En Kredito24 te damos las claves para que, por lo menos, entiendas de qué va.

T.A.E. son las siglas de Tasa Anual Equivalente y nos ayuda a saber el interés que nos va a generar un depósito bancario (cuánto vamos a ganar) o lo que nos va a costar un crédito (cuánto vamos a pagar por él) en el periodo de un año. La Tasa Anual Equivalente se usa para medir la rentabilidad o los intereses (dependiendo de si queremos, por ejemplo, un fondo de ahorro o una hipoteca) de varios productos de financiación parecidos al mismo plazo. Dicho de otra manera: cada producto financiero genera unos intereses que no tienen porqué ser iguales que los de otro producto similar, por lo que se calcula la Tasa Anual Equivalente de ambos para poder compararlos grosso modo y, por tanto, valorarlos. La T.A.E. aglutina los tipos de interés, el plazo de la operación y las comisiones, lo cual facilita hacer una comparativa rápida, sin leer la letra pequeña.

La T.A.E. es un porcentaje que sirve para comparar la rentabilidad de dos productos financieros similares

Pero ojo, porque aunque incluya comisiones, el cálculo de la T.A.E. no tienen en cuenta otros posibles gastos como pueden ser los notariales, los de apertura de un préstamo o los generados por una transferencia de fondos, por lo cual a la hora de contratar un producto financiero es recomendable leer bien toda la documentación que se nos facilite.

Cómo se calcula la T.A.E. (Tasa Anual Equivalente)

La Tasa Anual Equivalente es un porcentaje, resultado de una fórmula matemática normalizada que tiene en cuenta las comisiones bancarias, el tipo de interés nominal y la frecuencia de los pagos (si son mensuales, trimestrales…). Su resultado es el cálculo del tipo de interés anual según el interés compuesto; es decir, los intereses obtenidos durante los plazos interanuales son remunerados al mismo tipo de interés. Para llegar al porcentaje final, el cálculo de la T.A.E. debe incluir todos los pagos que conlleve el producto que contratemos. En préstamos, esto es:

a) Comisiones de apertura: Gastos originados en las entidades financieras por la tramitación de un contrato crediticio.

b) Comisiones de cancelación anticipada: Lo que suelen cobrar las entidades financieras por los intereses que dejan de ingresar cuando cancelamos un préstamo antes de tiempo. Es decir, cuando tenemos un crédito, pagamos por el unos intereses ‘x’ de forma mensual. Pero puede ocurrir que tengamos una inyección de dinero extra y queramos liquidar ese crédito antes de la fecha de su vencimiento, algo legal y posible, pero no gratis en algunas ocasiones. En estos casos, lo normal es que la entidad que nos dio el préstamo nos cobre una cantidad ‘y’, que se correspondería con los intereses que deja de ingresar mensualmente con la cuota que hemos cancelado anticipadamente.

c) Los intereses compuestos: Los que se generan mes a mes y que son remunerados en tiempo real, sin aplazamientos o liquidación a fecha del vencimiento.

En el caso de un préstamos hipotecario resulta más complejo calcular la T.A.E. que en uno personal, puesto que son más largos en el tiempo y entran en juego gastos que no se incluyen en el cálculo de esta tasa (gastos de transferencias, de notario, seguros…).

calculo_tasa_anual_equivalente

Dada la dificultad que puede suponer para un cliente calcular la T.A.E. de su producto bancario, las webs de la OCU y de Banco de España ofrecen la posibilidad de calcular la T.A.E. de un préstamo a través de sendos simuladores. En el caso de Banco de España, el simulador se encuentra en su Portal Del Cliente Bancario.

A tener en cuenta sobre la T.A.E.

El resultado de la Tasa Anual Equivalente suele ser decisivo a la hora de decantarse por uno u otro producto financiero. Sin embargo, no siempre hay que dejarse llevar por la cifra de la T.A.E. para tomar una decisión. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y Banco de España advierten que hay que tener en cuenta varias cosas más allá del resultado de la T.A.E.

La T.A.E. no es útil para comparar préstamos fijos con préstamos variables, ya que en el segundo caso no podemos saber cuál será la evolución del índice de referencia

La primera de ellas es que la T.A.E. solo es útil para comparar préstamos o depósitos que sean a un mismo plazo, de manera que sean las comisiones las que decanten la balanza hacia un producto u otro. Además, tampoco sirve para nada comparar la T.A.E. de un préstamo fijo con la de un préstamo variable, ya que en el segundo caso no podemos saber cuál será la evolución del índice de referencia. Sí resulta eficiente si queremos hacer la comparativa entre dos préstamos a un interés fijo, entre los que el que tenga menor T.A.E. menos dinero nos supondrá en intereses.

Finalmente, Banco de España y OCU coinciden en recordar que tampoco tiene valor una comparación de la T.A.E. de un préstamo personal con la de uno hipotecario, ya que este último tiene muchos más gastos que no se incluyen en el cálculo de la T.A.E. legal.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.

Guardar