¿Qué tipos de préstamos existen?

Si estás barajando la idea de pedir un préstamo de dinero, es posible que te hayan surgido dudas sobre qué tipo de producto financiero te interesa más. Y es que, en la actualidad, tenemos a nuestra disposición diferentes tipos de créditos y cada uno está especialmente indicado para un tipo de necesidad.

Seguro que has escuchado hablar más de una vez de los microcréditos rápidos, de los préstamos personales y, qué decir, de las archiconocidas hipotecas, pero probablemente no tengas muy claro en qué consiste realmente cada uno de estos préstamos y en qué situaciones podemos hacer buen uso de él.

A continuación te explicamos qué son estos tipos de préstamos y te mostramos cuál es el más adecuado para cada situación.

Minicréditos rápidos

Los minicréditos o préstamos personales rápidos son préstamos de una cantidad pequeña de dinero (no suelen superar los 800 euros) que deben devolverse en un periodo corto de tiempo. Un buen ejemplo son los minicréditos rápidos de Kredito24: te permiten solicitar hasta 750 euros, para devolver en un plazo máximo de un mes.

Una de las principales ventajas de los minicréditos rápidos es que, con ellos, tendrás el dinero que necesitas al momento, porque no exigen papeleos ni avales de ningún tipo y podrás solicitarlos desde cualquier parte, a través de tu smartphone o tablet.

Tan solo necesitas rellenar un sencillo formulario online desde la página web de Kredito24 y esperar unos minutos para recibir tu propuesta personalizada.

¿Qué puede pagarse con un minicrédito rápido?

Una factura inesperada, la reparación de una avería, una multa de tráfico, un curso de formación, un móvil, un nuevo electrodoméstico, una escapada, una cámara de fotos, un pequeño capricho…

Préstamos personales

Los préstamos personales son créditos de un importe no demasiado elevado (por lo general no superan los 5.000 euros) que suelen devolverse a lo largo de un periodo de hasta 24 meses. Son muy fáciles de solicitar y no exigen avales ni garantías de pago.

Se suelen emplear para financiar necesidades personales puntuales, aunque también son una herramienta muy útil para emprendedores y pequeños y medianos empresarios que necesitan un empujón económico para poner en marcha sus proyectos.

¿Qué puede pagarse con un préstamo personal?

Unas vacaciones, una reforma en casa o en una pequeña empresa, un tratamiento dental, una matrícula universitaria, una moto, un máster o un posgrado, una boda…

Hipotecas

Una hipoteca es un préstamo de una elevada cantidad de dinero que toma un bien (a menudo una vivienda o un local) como garantía de pago.  En caso de no devolver el dinero prestado la entidad se convertiría en la nueva propietaria de ese bien.

A diferencia del minicrédito rápido y del préstamo personal, el préstamo hipotecario es un producto complejo, con un importante número de aspectos técnicos -tanto financieros como legales- que debes conocer y tener en cuenta antes de firmar.

No debes olvidar que se trata de un préstamo a largo plazo, con el que comprometes algo tan importante como tu vivienda, tu negocio, tu vehículo o cualquier otro bien que hayas ofrecido como garantía de pago.

¿Qué puede pagarse con una hipoteca?

Una vivienda, un coche, el local para emprender un nuevo negocio…

 

¿Qué tipos de préstamos existen?

Comparte nuestra infografía en tu web insertando este código:

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.