Renta 2016: qué hacer para ahorrar en tu próxima declaración

Joven haciendo cálculos para su declaración de la renta apoyada en su sofá

2016 se encuentra ya en su cuenta atrás, lo que significa que un nuevo ejercicio fiscal está a punto de terminar. Por tanto, cualquier decisión financiera que tomes en estos últimos días del año tendrá un efecto muy importante en el resultado de tu próxima declaración de la renta, que deberás presentar en la primavera de 2017.

Desde Kredito24 queremos avisarte de que estás a tiempo de conseguir ahorrar en tu declaración de la renta 2016 y proporcionarte las indicaciones clave cara a que tomes medidas en las áreas en las que lo necesitas para obtener el mayor beneficio. Fíjate en los siguientes aspectos y ¡prepara ya el terreno para desgravar en tu declaración!

1.      Retribuciones en especie

Basándonos en las recomendaciones del Registro de Economistas-Asesores Fiscales Reaf-Regaf, órgano especializado del Consejo General de Economistas, diciembre es el mejor momento para analizar si hemos recibido o queremos recibir retribuciones en especie como parte de nuestro salario.

En este sentido, debes considerar si te interesa percibir en lo que queda de 2016 parte de tu sueldo en especie, escogiendo opciones de compensación que no tributen. Entre estas se encuentran la tarjeta restaurante, el abono de transporte, el cheque de guardería o los seguros médicos. De este modo, reducirías el montante de tu sueldo sujeto a retención. Aprovecha también para planteártelo cara a 2017 y, si te decides, negócialo ya con tu empresa.

2.      Productos de ahorro

Un hombre discute los detalles de un producto financiero por teléfonoEn cuanto a los productos de ahorro, en esta recta final del año debemos poner el ojo en tres cuestiones:

  • Cada vez es más habitual que las entidades bancarias ofrezcan regalos (ej: televisores, cuberterías, baterías de cocina, tablets…) por hacerse cliente o traspasar la nómina o el plan de pensiones. ¡Cuidado con esta práctica! Estos regalos aparecerán en tu declaración de la renta en forma de un ingreso asimilable a su valor de mercado y se te imputará, por tanto, la correspondiente retención. Así que, antes de aceptarlos, sopesa si te compensan.
  • Si tenemos pensado ahorrar pequeñas cantidades a medio y largo plazo, desde el Reaf-Regaf nos recomiendan optar por un SIALP (Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo). Este producto te permite realizar imposiciones de un máximo de 5.000 euros anuales durante cinco ejercicios fiscales, ofreciendo una rentabilidad exenta de tributar a Hacienda siempre que esperes cinco o más años desde la primera imposición para retirar el ahorro acumulado.
  • Una de las opciones clásicas para reducir nuestro volumen de tributación es abrir o realizar aportaciones a un plan de pensiones, con un máximo absoluto de 8.000 euros anuales por contribuyente y relativo del 30% de la suma de los rendimientos del trabajo y por actividades económicas. Dependiendo de la comunidad autónoma en la que residas, puedes llegar a ahorrar hasta un 48% en la declaración de la renta con la utilización de este instrumento financiero. Además, si las rentas de tu cónyuge (por trabajo o actividades económicas) son inferiores a 8.000 euros anuales, y has alcanzado tu límite de aportación anual a tu plan de pensiones, puedes ingresar hasta 2.500 euros más en el plan de pensiones de tu cónyuge y aprovechar la deducción consiguiente en tu declaración de la renta.

3.      Venta de la vivienda habitual

Representación del cálculo de venta de una vivienda¿Has vendido este año tu vivienda habitual para obtener liquidez? Entonces tienes a tu alcance dos posibilidades para eludir el pago de impuestos por la transacción:

  • En caso de que todos los propietarios del bien hayan superado los 65 años, estarán exentos de tributar por la ganancia patrimonial obtenida.
  • Si no es así, reinvierte el dinero obtenido en la adquisición de otra vivienda habitual y tampoco tendrás que pagar tasas por la mencionada ganancia patrimonial. Eso sí, deberás hacerlo en un plazo máximo de dos años desde que formalizaste la operación y, si no lo llevas a cabo en este 2016, tendrás que comunicar a la Agencia Tributaria en tu próxima declaración de la renta tu intención de comprar una nueva casa en los siguientes meses.

4.      Cobro de ayudas públicas

Cuando somos beneficiarios de una ayuda pública debemos tener siempre la precaución de informarnos bien acerca de sus condiciones de tributación. Que no nos llevemos ninguna sorpresa: la mayoría de las ayudas tributan (por ejemplo, las del Plan PIVE para la sustitución de vehículos usados), salvo que la ley del impuesto las declare exentas.

Ahora bien, hay algunos tipos de ayudas públicas cuya tributación es posible diferir o distribuir en varios ejercicios fiscales. Entre ellas, las subvenciones para la reparación de defectos estructurales en la construcción de la vivienda habitual y las ayudas para acceder a la primera vivienda.

5.      Paro y jubilación

Pareja revisando documentos financieros en su cocinaSi a finales de este 2016 nos quedamos en el paro o nos jubilamos… ¡atención! Porque de las decisiones financieras que tomemos ahora dependerá el resultado de nuestra próxima declaración de la renta:

  1. Paro. Cobrar la prestación de desempleo en un pago único te permitirá acogerte a una exención. Eso sí, asegúrate de que cumples los requisitos para solicitarlo.
  2. Jubilación. Aunque, si durante la vida laboral se han hecho aportaciones a sistemas de protección social, es muy tentador recuperar cuanto antes el dinero ahorrado, es preferible diferir la percepción de esta renta al ejercicio siguiente a aquel en que se hace efectiva la jubilación. El motivo es que, de esta manera, evitas sumar esta percepción a las rentas del trabajo y haces que no se infle, así, tu base imponible en la declaración de la renta.

6.      Otras posibles deducciones en tu declaración de la renta

Finalmente, desde Kredito24 te aconsejamos que reserves en tu agenda un rato libre en estos últimos días de 2016 para comprobar si tienes acceso a deducciones que ni siquiera se te habían ocurrido y para que recopiles la documentación probatoria que necesitas para acogerte a ellas. Algunas posibilidades son:

  • Mínimo por ascendientes o descendientes, que podrás reclamar siempre que estos perciban unos ingresos anuales inferiores a 1.800 euros o, en caso de superarlos, no presenten por sí mismos declaración de la renta.
  • Donativos a entidades sin ánimo de lucro, partidos políticos u otras organizaciones. Cerciórate de que conservas los recibos correspondientes.
  • Pérdidas en juegos online, casinos y bingos. Si practicas este tipo de pasatiempos, solo estás obligado a tributar por tus ganancias netas. Por tanto, si guardas justificantes de tus pérdidas, te ahorrarás tributar en caso de que la suerte no te haya sido favorable.
*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.

Guardar

Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 2.00 out of 5)
Loading...
Solicita tu préstamo