¿Se heredan las deudas?

herencias con deuda

Sí, las deudas se heredan. Lo dice el artículo 659 del Código Civil. “La herencia comprende todos los bienes, derechos y obligaciones de una persona, que no se extingan por su muerte”. Y si dicha herencia es aceptada, la carga de pagar las posibles deudas es asumida.

No obstante, la legislación española contempla tres opciones en lo que a heredar deudas se refiere:

a) Aceptar la herencia. Con lo bueno y con lo malo, como el matrimonio. Ya lo dice el Código Civil, ‘todos los bienes, derechos y obligaciones, que no se extingan por su muerte’. Esto significa que cualquier deuda que haya contraído el fallecido y esté sin liquidar será asunto del heredero, una vez haya aceptado la herencia.

b) Rechazar la herencia. Íntegramente. Se renuncia a los derechos pero también a las obligaciones. Es decir, se desiste de las deudas contraídas por el fallecido, pero también de aquellos bienes que pudieran incrementar el patrimonio del heredero.

c) Aceptar la herencia a beneficio de inventario. Esto es, hacer inventario del patrimonio a heredar (bienes, derechos y obligaciones) y, a partir del resultado, decidir si se acepta o no la herencia. Esta vía solo es posible si se formaliza un documento público ante un notario, agente consular (en el hipotético caso de que el heredero se encuentre en el extranjero) o a través de un documento privado, que ha de presentarse ante la Agencia Tributaria en un plazo máximo de 6 meses a la lectura de testamento o de asignación de heredero/s. En caso de ser más de una persona la beneficiaria de la herencia, todos los herederos responderán a partes iguales con la cuantía de las deudas.

¿Qué vía es mejor para cobrar herencias con deudas?

La tercera y última opción se presenta a priori como la más rentable de todas las permitidas por la ley, aunque también tiene sus inconvenientes. El principal y más palpable es la espera. Provocada por unos no menos molestos trámites (papeleos), que pueden provocar más de un quebradero de cabeza.

deuda_herencia

Afortunadamente, hoy en día existe más de una salida para percibir las herencias con deudas sin someterse al calvario de la burocracia. Lo primero y más lógico, parecer ser recurrir a amigos y/o familiares que nos presten el dinero para asumir las posibles deudas heredadas. Bajo el compromiso, por supuesto, de amortizar el préstamos una vez cobrada la herencia.

Luego están los bancos. Conceden préstamos personales y adelantos de nómina, pero exigen unos requisitos que pueden llevar el mismo o más tiempo que aceptar la herencia a beneficio de inventario.

Finalmente, están los créditos rápidos que hoy en día se pueden conseguir por Internet, de forma sencilla, cómoda y segura. Tal es el caso de los minicréditos de Kredito24, que oscilan entre los 75 y los 750 euros, a devolver en el plazo máximo de 30 días. El cliente es quien elige la cantidad y cómo desea devolverla, siempre en un solo pago. Y su mayor ventaja es que se puede tener el dinero en la cuenta en 15 minutos a partir de la aprobación del crédito.

Además, al ser un proceso 100%, se puede solicitar desde cualquier parte, con cualquier dispositivo con conexión a Internet y en cualquier momento del día. Una forma fácil, rápida y cómoda de poner punto y final a los dolorosos trámites que suelen traer aparejados las herencias.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.