Teletrabajo: Condiciones necesarias para trabajar en casa

teletrabajo

El teletrabajo es ya una realidad y son muchas las empresas que a raíz del coronavirus ha enviado a sus empleados a casa. En España el Ministerio de Sanidad ha recomendado el teletrabajo en la medida de lo posible en Madrid, considerado uno de los mayores focos de infección del virus, junto con Vitoria, Labastida y La Rioja.

Dadas las circunstancias las empresas se ponen a prueba con este método de trabajo en remoto y aquí vamos a ver qué es necesario para poder trabajar desde casa.

Antes de la crisis del coronavirus, en España ya teletrabajaban 1.445.400 personas, según datos del Instituto Nacional de Estadísctica (INE) a cierre de 2018

Las condiciones perfectas para el teletrabajo

Equipo informático

Este es sin duda el primer paso: hay que disponer de un ordenador de mesa o portátil. Tendrás que acceder a datos internos de tu empresa por lo que necesitarás un software VPN (Virtual Private Network) o poder acceder a tu ordenador del trabajo con un escritorio remoto. Ten a mano todas las aplicaciones necesarias para trabajar en remoto, tales como Slack, Skype, Google Hangouts o cualquier otro que usen en tu empresa, así podrás estar en contacto con los compañeros en todo momento (a parte de por email y teléfono).

teletrabajar

Escritorio y silla

Parece obvio, pero no todo el mundo tiene en su casa un escritorio o mesa que pueda usar para trabajar. Encuentra una mesa y silla adecuados y recuerda que la postura es lo más importante. Una mala postura puede causar trastornos músculo-esqueléticos, fatiga visual, irritabilidad o estrés, por lo que hay prestarle mucha atención durante toda la jornada laboral.

Necesitas una silla idealmente que pueda regularse para que la vista esté alineada con el ordenador y con apoyo lumbar. De lo contrario puedes tener problemas en cuello y espalda. También se recomienda que entre el trabajador y la pantalla queden 55 cm de distancia como mínimo.

Buena ventilación e iluminación

La luz natural es idónea para trabajar, pero si vives en un piso interior y no tienes mucha luz, lo mejor es usar un flexo de escritorio para evitar el dolor de cabeza. Adecua también el brillo y la iluminación de tu pantalla de ordenador para que no esté excesivamente brillante ni oscuro, busca un término medio y recuerda que los colores claros favorecen la concentración. Y ten en cuenta no ponerte ni delante ni detrás de una ventana, estas siempre deben quedar a un lado para una iluminación correcta.

La ventilación también es clave. Cuando termines tu jornada laboral es recomendable ventilar la habitación que usas, abre las ventanas y puerta.

Toma tus tiempos de descanso y muévete

Tal y como se debe hacer en una oficina, un trabajador debe levantarse cada cierto tiempo, hacer descansos y no llevar a cabo las 8 horas laborales de forma continuada. Hay que mover las piernas para que activar la circulación.

Respeta tu horario

Es aconsejable tener un horario fijo al que acostumbrarse para diferenciar el tiempo de trabajo y el tiempo que estamos en casa haciendo otras cosas. Ser fiel a este horario te permite tener una rutina y que no se te vaya ‘el santo al cielo’ con la excusa de ‘voy a poner una lavadora rápida’ en medio de estas horas laborales. Cumplir con este horario también significa no trabajar fuera del mismo. Hay que fijar esta barrera horaria para no estar siempre pendiente del email o del móvil, ya que esto te puede llevar al efecto blurring que es cuando la línea entre la vida personal y la profesional comienza a desaparecer.

Si te ha interesado este artículo, puedes continuar leyendo sobre el tema en: Coronavirus: cómo afecta al bolsillo de los españoles.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.