20/10/2015

Trucos para ahorrar energía en casa

Cada año, al finalizar el mes de octubre, 75 países y más de 1.500 millones de personas retrasamos una hora nuestros relojes para adaptarnos a un nuevo horario de invierno. Esta iniciativa persigue aprovechar al máximo las horas de luz para consumir menos electricidad en iluminación y, por consiguiente, ahorrar energía.

Según un estudio del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), el cambio de hora supone para España un ahorro del 5 % del consumo eléctrico en iluminación, lo que equivale a alrededor de 300 millones de euros. De esa cifra, 90 millones hacen referencia al potencial de los hogares españoles (es decir, hablaríamos de un ahorro de 6 euros por familia), mientras que los 210 millones restantes hacen alusión al ahorro de la industria y de todo el sector terciario.

Sin embargo, para poder registrar estas cifras es necesario mantener un comportamiento racional y emplear tecnologías de ahorro en materia de iluminación. A continuación, en Kredito 24 te damos las claves que necesitas para empezar a ahorrar electricidad en tu propia casa.

¿Qué tipo de bombilla te permite ahorrar más electricidad?

Se estima que alrededor del 18 % de la energía que se consume en los hogares y el 30 % de la electricidad que se gasta en la oficina se dedica exclusivamente a la iluminación. Aunque el cambio de horario ayuda a reducir estas cifras, el gasto puede ser mucho menor si adaptamos los sistemas de iluminación a las exigencias particulares de cada casa o de cada centro de trabajo.

¿Quieres saber qué clase de bombilla es la que mejor se adapta a tu vida diaria o a tu rutina de trabajo? Estas son las opciones disponibles y, en función de su uso, puede resultarte mejor un tipo u otro, por lo que te recomendamos que leas atentamente sus características.

  • ¿Qué tipo de bombilla te permite ahorrar más electricidad?Bombillas incandescentes: Las bombillas tradicionales o bombillas incandescentes son las que hemos tenido en casa toda la vida y que producen luz cálida gracias a un filamento de tungsteno que guardan en su interior. Son poco eficientes, porque solo el 5 % de la energía que consumen se dedica a iluminación, el resto se pierde en forma de calor.
  • Bombillas de bajo consumo: Tienen la forma y el casquillo de las bombillas incandescentes pero su filamento está recubierto de una cápsula halógena o de xenón y consumen hasta un 20 % que las bombillas tradicionales. No se recomiendan para lugares en los que la luz se enciende y se apaga repetidas veces a lo largo del día, ya que necesitan un tiempo para dar toda la potencia de luz de la que disponen.
  • Bombillas halógenas: Las lámparas halógenas producen una luz más blanca y brillante que las bombillas incandescentes y, para ello, consumen menos energía, por lo que a la larga resultan más económicas. Tienen un tamaño más pequeño, su encendido es instantáneo y dan toda su luz desde el primer momento, por lo que son una buena opción para aquellas estancias en las que apagamos y encendemos las luces repetidas veces a lo largo del día.
  • Tubos fluorescentes: El tubo fluorescente es el sistema de alumbrado más empleado en el mundo. Tiene una larga vida útil y permite un ahorro de energía de hasta un 85 % en el caso de las lámparas de última tecnología. Al contrario que las bombillas tradicionales, presentan muy poca pérdida en forma de calor, pero no son la mejor opción para lugares en los que la luz se enciende y apaga a menudo, ya que cada encendido reduce la vida útil del tubo cebador. Como contrapartida, son ideales para estancias en las que la luz permanece encendida durante muchas horas, como oficinas, tiendas, fábricas, colegios…

5 consejos para ahorrar energía eléctrica en casa

Aunque la iluminación supone un porcentaje importante del consumo eléctrico en el hogar, no podemos descuidar otros detalles que nos pueden ayudar a reducir el gasto energético mensual. A continuación te mostramos una serie de consejos para ahorrar en tu factura de la luz sin apenas darte cuenta:

  1. Consulta si tienes contratada una tarifa con discriminación horaria. Este tipo de tarifa eléctrica se estructura en torno a dos periodos horarios: valle y punta, cada uno con un precio diferente. Si la tienes implantada en tu contrato, es recomendable que hagas coincidir ciertas rutinas –como el momento de poner la lavadora o el lavavajillas– con las horas valle. Según los cálculos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) utilizar los electrodomésticos durante este periodo puede reducir el coste de la factura hasta en un 40 %, mientras que hacerlo durante el resto de la jornada puede suponer un sobrecoste de hasta el 20 %.
  2. Revisa la potencia que tienes contratada. Si nunca te has quedado sin luz por exceso de potencia es probable que tengas contratada más de la empleas habitualmente. La tasa fija de nuestra factura corresponde a la potencia contratada, por lo que, si la reduces, ahorrarás dinero en cada factura de una forma totalmente sencilla.
  3. 5 consejos para ahorrar energía eléctrica en casaDesconecta los electrodomésticos cuando no los uses. Acostúmbrate a desenchufar los electrodomésticos que no están funcionando, puesto que cualquier aparato continúa consumiendo energía mientras se encuentra conectado a la corriente eléctrica. Desconectando todos los cables innecesarios, como los de la televisión y el ordenador cuando no están encendidos, o los cargadores de los teléfonos móviles se puede registrar un ahorro de entre 3 y 10 W por cada aparato.
  4. Mantén a una temperatura adecuada la calefacción o el aire acondicionado. Las subidas y bajadas de temperatura siempre suponen un aumento en el consumo energético de nuestra casa, por lo que lo ideal es mantener el termostato a una temperatura fija. La temperatura recomendada en los meses de frío es 20 grados, y 25 en los meses de verano. Subir un grado más en invierno o bajarlo en verano significa subir alrededor de un 8 % nuestro consumo de energía.
  5. Fíjate en el etiquetado energético de los electrodomésticos. Los distintos tipos de eficiencia energética se pueden clasificar en categorías que van desde la letra A (los más eficientes) hasta la letra G. En la medida de lo posible, ve sustituyendo progresivamente tus viejos electrodomésticos por unos nuevos de categoría A. Podrás ahorrar hasta un 75 % de energía y tu factura de la luz lo notará a final de mes.
Valora
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Solicita tu préstamo