Usos más frecuentes de los minicréditos

minicréditos_1

Los minicréditos se han convertido de un tiempo a esta parte en la opción de financiación extra más normalizada entre las familias modernas, que paradójicamente tienden cada vez más a reducir su nivel de endeudamiento. La posibilidad de pedir prestado poco dinero, a devolver como mejor le convenga al solicitante, convierten a los minicréditos en la solución más atractiva para solventar problemas financieros puntuales, estén o no previstos.

Así se desprende del estudio ‘Por qué los usuarios han elegido los minicréditos en 2016’, elaborado por Kredito24, en el que destaca una inclinación de los solicitantes por una financiación entre los 150 y los 300 euros. Más de la mitad de quienes acudieron al simulador de préstamos de Kredito24 en busca de un préstamo urgente se movieron en esta horquilla, según el informe. Y curiosamente, el segundo rango de financiación, con un 17% de las solicitudes, fue para el extremos opuesto: créditos rápidos de entre 600 y 750 euros. En el tercer y último lugar está el tramo de 450 a 600 euros, que solo recibió un 10% de solicitudes.

A qué se destinan los minicréditos

En cualquier caso, los minicréditos son ya un valor en alza y se perciben “como una herramienta útil” de financiación en las sociedades modernas, más allá de si planificamos o improvisamos nuestros gastos. Luego, eso sí, dependerá en gran medida de si eres un consumidor planificador o improvisador el que se destinen a una u otra cosa.

En este sentido, los resultados del estudio señalan que los consumidores improvisadores acuden a los créditos online para cubrir gastos de los considerados necesarios que no habían previsto en su presupuesto, como son multas, averías, reparaciones, impuestos y otros requerimientos legales; es decir, imprevistos. Por su parte, los consumidores planificadores solicitaron minicréditos, además de para algún imprevisto, para gastos con los que sí contaban, pero no tenían capacidad económica. Así, la mayor parte de los consumidores planificadores invirtió su minicrédito en cosas que mejoraran su vida, como son la educación, el deporte, bienes de consumo duradero, alojamiento vacacional, seguros, pagos a plazos y/o reformas en el hogar.minicréditos

Pero ya sea planificador o improvisador, el perfil del solicitante de minicréditos en España, según el estudio, es de un varón, asalariado, treintañero y sin hijos, que busca un crédito urgente de entre 150 y 300 euros para solventar una urgencia financiera que no podría solucionar por otra vía.

A este respecto, la comodidad, la inmediatez y la simplicidad con que funcionan los préstamos rápidos sin papeles hacen aún más atractiva esta nueva vía de financiación, que permite a los usuarios seguir consumiendo sin endeudarse por encima de lo deseado. De hecho, datos del Banco de España recogidos por Kredito24 dejan patente la inclinación de las familias por reducir su nivel de endeudamiento, que desde el inicio de la crisis hasta finales de 2016 ha menguado hasta un 25%, y decantarse por soluciones económicas que no implican un compromiso a largo plazo. Más aún, en Kredito24 destacamos en las conclusiones del estudio que los solicitantes menores de 29 años se inclinaron en segundo lugar por minicréditos inferiores a 150 euros, una cifra acorde con sus necesidades y sus posibilidades de devolución.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.