/Pedir un préstamo para invertir

Pedir un préstamo para invertir: ¿Es una buena opción?

Si estás pensando en solicitar un crédito para invertir, continúa leyendo porque aquí te vamos a dar todas las claves. Y es que una de las transformaciones económicas que ha provocado la revolución de las telecomunicaciones durante la última década ha sido la de acercar la bolsa de valores a cualquier hogar que cuente con una conexión a internet. La eclosión de las denominadas plataformas de trading o de inversión ha logrado que muchos particulares se animen a invertir desde se propia cosa sin necesidad de ser un experto bróker.

Otro cambio indudable del impacto de la red en la economía tiene que ver con el mundo financiero: los créditos rápidos online -por ejemplo los de Kredito24– que permiten disponer de un dinero extra de forma rápida y sencilla, sin la burocracia que exigen los bancos u otras entidades financieras, también llegaron hace años para quedarse y cambiar las reglas del juego en beneficio de los usuarios, que cuentan con más alternativas a los préstamos tradicionales.

Llegados a este punto cabe preguntarse si puede ser beneficioso o no combinar ambas revoluciones tecnológicas para conseguir algún tipo de rentabilidad. Dicho de forma más clara: ¿conviene endeudarse para invertir en bolsa?

Si fuéramos a un banco a pedir un crédito para tal fin, lo más probable es que, además de ser sometidos a un concienzudo, pesado y largo examen de solvencia, se le diga al interesado, una máxima que, por ejemplo, rige para el segundo banco más grande de España, el BBVA: “Endeudarse para invertir puede provocar efectos indeseados si el resultado de la inversión no es el previsto. Invierte siempre dentro de los límites de tu capacidad real.”

Un préstamo para invertir: ¿sí o no?

La clave sobre la idoneidad de recurrir a la financiación ajena a través de un préstamo rápido online puede estar, precisamente en ese “dentro de los límites de tu capacidad real”. Hay que tener en cuenta que la facilidad y sencillez de obtención de este tipo de créditos -a veces cuando el solicitante figura en Asnef- también están ligadas al compromiso de devolverlo en plazo, con independencia de cuál haya sido el resultado de la inversión. No hay que olvidar nunca que la bolsa es un juego en el que se puede ganar dinero, se puede recuperar simplemente lo invertido o se puede, directamente perder parte o su totalidad.

En este sentido, el riesgo se minimizaría si, a la par de contar con el consejo de un experto en inversiones en bolsa -las plataformas de trading suelen ofrecer ya este servicio- la decisión de solicitar un crédito rápido para comprar acciones en bolsa se toma con la seguridad de que uno contará con el dinero necesario para devolver el préstamo en los términos fijados aunque la apuesta inversora haya salido mal.

Un ejemplo, para tenerlo más claro: si a mediados de mes surge una oportunidad de inversión a corto plazo que se puede esfumar en días pero en este momento el interesado no tiene dinero para hacer una pequeña inversión porque no vuelve a contar con ingresos hasta finales de mes, el crédito rápido online podría ser una buena opción.

En ese caso, puedes preguntar sin ningún tipo de compromiso a Kredito24, donde puedes contar con préstamos de hasta 750 euros a devolver hasta en 30 días y cuya concesión se resuelve en muy pocos minutos, sin papeleo y sin letra pequeña. Disfruta de tu crédito ya con la inmediatez de Kredito24.

Solicitar un préstamo para invertir en un negocio

Otro caso diferente es el de aquellas personas que requieren de dinero para hacer una inversión en un negocio. Esta inversión puede ir destinada a comprar materiares o financiar el alquiler de un local en un momento determinado. Recordemos que la financiación de la que hablamos es a corto plazo, por lo que esta empresa o empresario debe comprometerse a devolver el dinero en un plazo máximo de 30 días.

Solicitar un préstamo para invertir en un negocio de forma puntual es viable para realizar campañas de marketing, cubrir algún gasto puntual como una factura retrasada o una deuda al banco, pero siempre con la garantía de que se va a tener el dinero a devolver en el plazo acordado.

En el caso de que la inversión que se necesite sea más fuerte, es decir, se requiera de una cantidad de dinero mayor, habrá que solicitar otro tipo de préstamo como las líneas de financiación del ICO (Instituto de Crédito Oficial), por ejemplo, que se trata de aumentar la capacidad de emprendendimiento ya que el objetivo de este organismo oficial es prestar cantidades de dinero mucho mayores para que una empresa pueda salir a flote. Según su propia página web, estos préstamos se destinan a cubrir la inversión en gastos relacionados con el desarrollo y gestión empresariales abarcando lo siguiente:

  • Necesidades tecnológicas.
  • Adquisición de activos fijos nuevos o de segunda mano.
  • Vehículos turismos e industriales.
  • Adecuación y reforma de instalaciones.
  • Adquisición de empresas.
  • Necesidades de liquidez tales como gastos corrientes, nóminas, pagos a proveedores, compra de mercancía.

Ahora bien, conseguir financiación para tu empresa a través del ICO requiere de una solicitud en la que habrá que demostrar el proyecto empresarial para el que se requiere y por tanto, justificar la inversión. Al tratarse de cantidades mayores, los préstamos del ICO son más complicados de conceder y obtener que un préstamo personal rápido pero el plazo de devolución se prolonga durante años en vez de días.

Como vemos, hacer una inversión en bolsa o una inversión en un negocio son casos muy diferentes y la financiación también lo es, desde la entidad a la que se pida, hasta la solicitud, los intereseses y su devolución.

Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.